X
Icono cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información sobre tus hábitos de navegación y así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés y anuncios personalizados. Si sigues navegando, consideramos que acepta su uso, sino en Política de cookies puedes cambiar la configuración u obtener más información. Cerrar
ÁREA PERSONAL

ASISTENCIA EN CARRETERA

902 555 777 / 91 342 07 58

24 horas, 365 días al año

Icono móvil DESCÁRGATE NUESTRA APP
Recupera tu último presupuesto |
Cerrar
Literal Principal
Cerrar
¡Aviso importante! Completa tu perfil con tu e-mail para poder recibir información relevante de tu póliza. | Editar perfil
Cerrar

SERVICIOS Y COBERTURAS

Seguro de daños propios

Protegido en todo momento

  1. Tú eliges el taller En caso de siniestro, repara los daños de tu coche en cualquiera de los 7.000 talleres concertados de Mutua, o elige el taller que prefieras.

¿Qué me cubre?

  • Los daños producidos en el vehículo como consecuencia de un accidente, incendio o explosión, incluidos sus accesorios de serie y los opcionales declarados en el contrato.
  • La pérdida total del vehículo indemnizando con valor a nuevo durante el primer año o los dos primeros años desde la fecha de primera matriculación (en función del producto contratado).
  • Los daños producidos en los neumáticos solo en los siguientes supuestos:
    • Los producidos por actos vandálicos.
    • Los producidos por colisión con vehículo identificado
    • Los producidos por colisión con vehículo no identificado o con otro objeto siempre que existan daños en la mecánica del vehículo.
    • Por pérdida total del vehículo

Compartir

* Para más información consulta las Condiciones generales

    ¿Cual es la cobertura de Daños propios?

    La cobertura Daños propios únicamente se encuentra disponible en los seguros a Todo riesgo (ya sea con franquicia o sin ella). Además, no se ofrece su contratación opcional en ninguna otra modalidad.

    Con esta cobertura el mutualista tiene su coche asegurado frente a cualquier golpe o daño en su vehículo que haya sido causado de forma accidental. Por ejemplo, al rozarse con un pilar al intentar aparcar.

    En definitiva, su propósito es proteger de los daños causados por el asegurado a su propio vehículo, pero no está concebida para cubrir los daños personales que haya sufrido el conductor o cualquier otro pasajero.

    ¿Qué cubre la cobertura Daños propios?

    - El asegurado estaría cubierto frente a daños producidos en el vehículo a raíz de un accidente, incendio o explosión, incluidos sus accesorios de serie y los opcionales. Estos últimos siempre que hayan sido declarados en el contrato.

    - En el caso de la pérdida total del vehículo, el asegurado tendría derecho a ser indemnizado con valor a nuevo durante el primer año o los dos primeros años desde la fecha de primera matriculación (este detalle adquiere relevancia cuando hablamos de vehículos de segunda mano o seminuevos).

    Conviene que expliquemos el concepto ‘valor de nuevo’. Por este se entiende el valor del coche cuando sale del concesionario, incluidos impuestos como el IVA o el de matriculación. Por lo tanto, este será el importe de la indemnización que se compromete a abonar Mutua Madrileña durante estos primeros años.

    ¿Qué cobertura tendrían los neumáticos?

    Nuestra cobertura presenta las siguientes ventajas:

    Los neumáticos también gozarían de protección en virtud de la Cobertura Daños propios, pero solo en los siguientes supuestos:

    - Los daños a consecuencia de actos vandálicos.

    - Los producidos por colisión con un vehículo identificado.

    - Los que sean debidos a la colisión con un vehículo que por diversas circunstancias no se ha podido identificar o con otro objeto siempre que existan daños en la mecánica del vehículo.

    - Por pérdida total del vehículo.

    Condiciones de la cobertura Daños propios

    - El asegurado tiene derecho a reparaciones urgentes hasta 180€.

    - En el caso de que el vehículo tenga una antigüedad inferior a un año.

    - Si el coche no tiene ni un año de antigüedad y es declarado siniestro total, la indemnización a pagar por la Mutua será el valor que figure en la factura de compra.

    - Si hace más de un año que lo adquirió, le indemnizamos con el valor venal (el valor de venta que tenía el coche justo antes de que ocurriera el siniestro).

    ¿Qué implica la franquicia en la Cobertura Daños propios?

    En la Mutua tenemos la opción de contratar un seguro a Todo Riesgo con franquicia o sin ella. El objetivo de esta figura es abaratar un poco la póliza puesto que el asegurado asume una parte del pago de los daños en el vehículo y eso tiene su reflejo en el precio. Se trata de una cantidad fija acordada entre nosotros y el asegurado. Del pago de lo que que exceda de esta cantidad se responsabiliza Mutua Madrileña. Vamos a ilustrarlo con un ejemplo.

    Supongamos que el cliente tiene un seguro a Todo Riesgo cuya franquicia asciende a 200€, pero su coche sufre un percance por un despiste en la conducción y la reparación asciende a 1.000€. Estaríamos ante un claro ejemplo de Daños propios donde el cliente abonaría los primeros 200 y los 800€ restantes correrían de nuestra cuenta. En el caso de que la reparación de los desperfectos subiera a 200€, entonces la aseguradora se desvincularía del pago de cualquier cantidad, dado que sería exclusivamente competencia del mutualista su abono al no superar el importe de la franquicia.

    Conviene recordar que si el daño en el coche tuviera su origen en ataques terroristas, tumultos populares o desastres naturales, entre otras posibles contingencias, la cobertura de estos daños la asume el Consorcio de Compensación de Seguro. El organismo público adscrito al Ministerio de Economía y Hacienda al que las distintas aseguradoras destinan fondos de forma regular con el objetivo de cubrir los riesgos extraordinarios.

* La cobertura puede ser opcional para alguno de los productos indicados