/on/cuidarme mejor/medio ambiente/inteligencia artificial deforestacion ilegal
21 DE OCTUBRE |

Inteligencia artificial: luchando contra el cambio climático y la deforestación ilegal

RFCx usa la IA para detectar sonidos que se identifiquen como una amenaza para los bosques protegidos.

Aunque todavía cubren alrededor del 30 por ciento de las regiones del mundo, la degradación de los bosques representa un 17 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Cada año se pierden franjas forestales del tamaño de Panamá y, a este ritmo, tanto las selvas tropicales como los bosques pluviales podrían desaparecer en cien años.

Frenar la deforestación del planeta es un requisito indispensable en la lucha contra el cambio climático. De hecho, ya existen medidas para invertir esta catastrófica tendencia y la mayoría han demostrado parcialmente su eficacia. Algunas de estas políticas consisten en diseñar programas de reforestación, incentivar a los propietarios de terrenos forestales para evitar la tala de árboles o fomentar el uso responsable de la pulpa de madera. Sin embargo, es muy difícil luchar contra la deforestación ilegal originada en ocasiones por la necesidad y otras veces por intereses económicos menos legítimos. Según la ONU, la tala de árboles en selvas tropicales es una actividad furtiva e ilegal en un 90 por ciento de los casos.

Cómo la Inteligencia Artificial puede controlar la deforestación ilegal – ÓN

El proyecto Rainforest Connection (RFCx) nació en 2014, precisamente, con el objetivo de proteger los bosques tropicales de la tala indiscriminada. Para ello, esta organización sin ánimo de lucro recicla teléfonos móviles viejos y utiliza la inteligencia artificial con el fin de registrar sonidos que se identifiquen como una amenaza para los bosques protegidos.

No es la primera vez que la tecnología y, más concretamente la IA, se ponen al servicio de la protección forestal y la lucha contra el cambio climático. Un ejemplo es el reto propuesto a universitarios y científicos por la compañía británica Ernst&Young para diseñar un sistema de detección y prevención de incendios.

El complejo sistema implementado por RFCx es capaz de cubrir áreas clave y de responder a alertas en tiempo real.

Al principio, la ONG desplegaba como estaciones de escucha teléfonos de segunda mano alimentados con energía solar. Gracias a esta red, podían alertar a las autoridades cuando identificaban sonidos de motosierras o herramientas similares. Ahora cuentan con dispositivos más modernos y eficaces para usar como detectores inalámbricos de sonido. Además, al introducir el aprendizaje constante que brinda la inteligencia artificial, la información obtenida es mucho más detallada y, con el tiempo, cada vez más sofisticada.

La enorme extensión que abarca la selva tropical amazónica, con toda su riqueza y diversidad, hace que sea muy difícil de proteger. Pero este complejo sistema implementado por RFCx es capaz de cubrir áreas clave y de responder a alertas en tiempo real. Además, el proyecto permite compartir grandes cantidades de datos del ecosistema y con ello se pueden negociar más recursos de protección para esas áreas.

En estos momentos, Rainforest Connection está prestando apoyo al pueblo indígena de la Reserva Tembé, en Brasil. Su tarea allí es defender el territorio y luchar contra asentamientos e incursiones que practican la tala ilegal. Asimismo, la ONG ya ha instalado estaciones en Perú, Ecuador, Camerún y Sumatra, y planea expandirse a otros territorios.

Logo ON_autor

Mutua Madrileña

Comité de contenidos