/on/cuidarme mejor/estilo vida/personalidad twitter
27 DE OCTUBRE |

Twitter puede saber cómo es tu personalidad

IBM ha conseguido que su tecnología de IA, Watson, pueda analizar el comportamiento de los usuarios en redes sociales que le permite definir perfiles psicológicos.

IBM apuesta continuamente por nuevos servicios para emplear la inmensa Inteligencia Artificial de su tecnología denominada Watson. Hasta el momento, empresas, investigadores, ejército… han podido sacar provecho de ella, pero sus prestaciones siguen creciendo. Y ahora, centrada en la computación cognitiva, está experimentando con máquinas con capacidades humanas.

Así que su IA, además de ayudar a cuidar los océanos o para crear SmartWatch, es capaz también de ayudar a los usuarios de las redes sociales, concretamente de Twitter con una herramienta, la IBM Watson Personality Insights, que puede hacer las funciones de nuestro psicólogo de cabecera. Gracias a esta web, Personality Insights, Watson puede analizar las palabras que utilizamos al escribir en Twitter para definir nuestra personalidad.

¿Cómo escribes en Twitter? Así se ve cuál es tu personalidad - ÓN

Para sostener la ciencia que hay detrás de IBM Watson Personality Insights, la compañía hizo una serie de estudios para entender el proceso por el cual los datos recogidos en medios sociales pueden definir y predecir el comportamiento, la personalidad o las preferencias de un usuario. IBM llegó a varias conclusiones:

La clasificación se realiza en función de cómo el usuario se relaciona con el mundo: amabilidad, responsabilidad, rango emocional, apertura a experiencias y extraversión.

A) Las personas más emocionales son más propensas a responder, mientras que los que apuestan por la cautela hacen lo contrario.

B) Los usuarios que destacan en facetas como la modestia, la apertura a experiencias y la amabilidad son más propensos a difundir información a terceros.

C) Las personas abiertas y de bajo rango emocional suelen ser más proclives a abrir enlaces o pinchar en anuncios: según los datos de IBM, este tipo de perfiles suelen tener una tasa de clic del 11,3% frente al 6,8% del perfil opuesto, y una tasa de seguimiento del 8,8% frente al 4,7%.

De esta forma, los datos que se utilizan se extraen básicamente de redes sociales, publicaciones de blogs, correos electrónicos, tuits, comentarios en foros u otras fuentes de datos textuales. Éstos ayudan a identificar rasgos psicológicos y perfiles de personalidad que determinan, a su vez, los valores y necesidades de los usuarios, las decisiones de compra, la intención y los rasgos de comportamiento. Y usado por las empresas, por ejemplo, les permite, finalmente ofrecer productos a medida, mejorar la relación con sus clientes y aumentar su compromiso y su satisfacción personal con el servicio. 

Al comenzar el proceso, se nos pedirá que iniciemos sesión en Twitter para autorizar a que la IA acceda a todos nuestros mensajes de la red social, algo típico en este tipo de herramientas aunque otras, como Vero, quiere mantener bajo control la privacidad y, a pesar de interactuar como twitter, te permite ser más selectivo.

El resultado de ese análisis, de más de 15.000 palabras, ofrece una combinación de resultados de personalidad basados ​​en rasgos y facetas de personalidad. Necesidades que definen lo que un usuario espera de un producto o un servicio. Valores, que transmiten las metas que sirven de guía a las personas y que influyen en la toma de decisiones del autor. Y preferencias de consumo, que indican la probabilidad del autor de preferir diferentes productos, servicios y actividades.

Te definirá en función de como te relaciones con el mundo según las denominadas cinco grandes dimensiones: amabilidad, responsabilidad, rango emocional, apertura a experiencias y extraversión.

Así, el usuario es clasificado por cualidades como el entusiasmo, la libertad, la necesidad de éxito, la autodisciplina, la cautela, la audacia, la estabilidad, la apertura al cambio, la curiosidad, la modestia, el altruismo o la alegría.

Logo ON_autor

Mutua Madrileña

Comité de contenidos