/on/cuidarme mejor/medio ambiente/sistema aviso acustico
07 DE FEBRERO |

Los coches eléctricos desarrollan sus sistemas de aviso acústico

Los coches eléctricos vendidos a partir del 1 de julio del 2021 deberán variar el tono y la frecuencia de su sonido tras incorporar el sistema de aviso acústico AVAS.

Muchos viandantes están acostumbrados a guiarse por el sonido de los coches y el hecho de que los eléctricos no hagan apenas ruido ha traído tantos sustos, atropellos y accidentes que la Unión Europea ha decidido implementar, como medida obligatoria, que todos los coches híbridos y eléctricos vendidos a partir del 1 de julio de 2021 tengan que añadir un avisador acústico (la nueva regla entró en vigor el 1 de julio de 2019).

El sonido de los vehículos eléctricos es algo en lo que se trabaja desde hace tiempo. Con esta medida, éste deberá variar su tono y frecuencia en función de si está acelerando, desacelerando o dando marcha atrás, siempre que se viaje por debajo de los 20 km por hora. Este umbral de velocidad se basa en la suposición de que, a velocidades más altas, la resistencia del aire y los neumáticos crean un nivel de sonido suficiente. En los Estados Unidos, sin embargo, el umbral para este punto se ha establecido en los 30 km por hora. De cualquier forma, en Europa, los conductores podrán desactivar los dispositivos en caso de que lo vean necesario.

Sistema AVAS en coches eléctricos- ÓN

Los vehículos eléctricos son una parte importante de una campaña para reducir la contaminación del aire al reducir la cantidad de automóviles de gasolina y diésel en las carreteras. Elegir uno de este tipo y saber todo lo que hay que tener en cuenta a la hora de adquirirlo es importante. Año tras año se incrementa su mercado y, de hecho, para 2040 se prevé que los automóviles eléctricos representen el 57% de todas las ventas de automóviles de pasajeros en todo el mundo.

Es cierto que se apuesta por ciudades más silenciosas para limitar la contaminación acústica, pero la seguridad de los peatones está por encima de todo. Y el problema es que cuando estos vehículos eléctricos están muy próximos no se les escucha, algo que se evitará gracias al sistema AVAS (Audible Vehicle Alert System) o alerta acústica del vehículo, debido a que este tipo de coches generará un ruido falso que garantizará la seguridad de los peatones, especialmente de las personas ciegas o con deficiencias visuales, así como de los ciclistas, ancianos, niños y personas con discapacidad auditiva.

Los diferentes fabricantes podrán decidir exactamente cómo sonará su AVAS.

Una de las razones de esta medida es que diversos estudios tratados por la Comisión Europea han comprobado que un peatón únicamente dispone de un segundo y medio para evitar un atropello de un coche eléctrico silencioso que esté a ocho metros y vaya a 30km/h.

El volumen debe ser un mínimo de 56dB y un máximo de 70dB a 20 km por hora (se trata del nivel de sonido de un lavavajillas o un aire acondicionado). Los diferentes fabricantes podrán decidir exactamente cómo sonará su AVAS, pero el sonido debería ser similar al de un motor de combustión tradicional y, a la vez, debe ser continuo -esta medida no es obligatoria en EE.UU.- y fácilmente indicativo del comportamiento del vehículo.

Aunque aún faltan casi dos años para que se imponga este sistema, muchos nuevos modelos de coche eléctrico ya disponen de él en sus coches para Europa.

Por ejemplo, el Jaguar I-Pace ha implementado un sonido audible y discreto que se emite desde un altavoz situado detrás de la parrilla delantera y aumenta en tono y volumen cuando acelera, con un sonido ficticio similar al de un V8. La marca inglesa tuvo que renunciar a un sonido inicial inspirado en las naves espaciales de las películas de ciencia ficción, al comprobar que los peatones reaccionaban mirando al cielo en lugar de a la carretera cuando se acercaba el vehículo. Sin embargo, Hyundai sí ha recurrido a un sistema AVAS con sonido similar al de una nave espacial.

Volkswagen, por su parte, ha contado con la ayuda del compositor Leslie Mandoki para tener un AVAS robótico muy personal. Toyota se ha decantado por un sonido agudo. Audi ha testado su sistema de sonido desarrollado por Bang & Olufsen para ver si funciona en condiciones extremas de temperatura y lluvia. BMW ha recurrido al mediático compositor alemán Hans Zimmer para componer una serie de texturas de sonido que se van transformando gradualmente. Nissan ha elegido una especie de sonido de radar que varía su tono y frecuencia en función de si se acelera, desacelera o da marcha atrás. Tesla permite a cada conductor personalizar su sonido, aunque en Europa exige que sea continuo y Porche permitirá personalizar el sonido con un archivo MP3, pero con un sobrecoste de 500 dólares.

Logo ON_autor

Mutua Madrileña

Comité de contenidos