Mercados financieros

Mercados financieros

Post publicados en esta categoría

Mercados financieros

Carta trimestral de Mutuactivos

En su carta trimestral, Emilio Ortiz, director de Inversiones de Mutuactivos, analiza los temas de mayor relevancia para nuestros inversores. 

Publicado por Emilio Ortiz

  • 14 abril, 2021
  • Autor Emilio Ortiz

    Por Emilio Ortiz

    • 14 abril, 2021

    Tras un 2020 nefasto en muchos aspectos, el 2021 se presenta como el año de la recuperación económica a nivel global. A pesar de la nueva ola de contagios del primer trimestre, la economía sigue mejorando y los mercados descuentan ya la vuelta a la normalidad en los próximos meses.

    El creciente éxito en los programas de vacunación, por un lado, y los continuos apoyos monetarios y fiscales, por otro, explican la fuerte mejoría en la confianza de los agentes económicos y, con ella, la recuperación de la actividad y del empleo.

    Seguramente, la señal más visible de este cambio de expectativas es el movimiento de los tipos de interés a largo plazo en EE.UU. El “T Note”, el bono del Tesoro americano a 10 años, que cerró el año en niveles del 0,92%, cotiza ya en niveles del 1,74%. Aproximadamente, la mitad de este movimiento se debe a un aumento en los tipos de interés reales, mientras que la otra mitad se explica por mayores expectativas de inflación. Ambos son indicadores de una mayor confianza en la economía.

    Este repunte de los tipos de interés está siendo mucho más acentuado en EE.UU. que en Europa, en gran medida por la continuada intervención del BCE, que quiere evitar a toda costa un endurecimiento prematuro de las condiciones financieras. La subida de tipos supone un lastre para la evolución de los activos de renta fija, con un mayor impacto cuanto mayor es la duración del activo. Este factor explica que los principales índices de renta fija acumulen pérdidas del entorno del 3% en el año.

    La recuperación económica en un entorno de muy bajos tipos de interés sigue favoreciendo a la renta variable, que se ha revalorizado algo más de un 4% a nivel global durante este primer trimestre, al tiempo que continúa el movimiento de rotación que venimos viendo desde el pasado mes de noviembre. Las empresas con negocios cíclicos, más expuestos a la evolución de la actividad y, en particular, las que más se vieron afectadas por el parón de la economía como consecuencia del Covid, son las que más fuerte han rebotado. Las que tienen negocios más defensivos y de mayor estabilidad, sin embargo, se han quedado atrás, penalizadas por la mencionada rotación sectorial y los tipos de interés más altos.

    Por fin, la bolsa europea se está comportando significativamente mejor que la americana (+10% vs +6% en el primer trimestre del año). Esta diferencia tiene su explicación en la diferente composición sectorial (la bolsa europea tiene más sesgo hacia compañías cíclicas) y en la apreciación del dólar, que acumula un 4% frente al euro en el trimestre favorecido por el creciente diferencial de tipos entre ambas áreas geográficas.

    A nivel sectorial, cabe destacar la divergencia entre la tecnología y los bancos. Mientras el Nasdaq, el gran motor de la bolsa americana en la última década, ha subido solo un 2,8%, el sector bancario ha experimentado subidas del entorno del 25% a nivel mundial, favorecido por el repunte de tipos, las perspectivas de una mayor laxitud regulatoria y que partíamos de una cierta infraponderación en las carteras de los inversores.

    **********

    En general, nuestros fondos se han comportado bastante bien en este comienzo de año. La mayoría de nuestros productos de renta fija han conseguido resultados positivos a pesar de las subidas de tipos. Esto ha sido posible debido a la buena selección de activos (lo que en la jerga del mercado se llama alfa) y a la exitosa utilización de coberturas frente a las subidas de tipos e inflación.

    En los productos de renta variable, hemos sabido sacar partido de nuestra apuesta por los valores de vuelta a la normalidad y de algunas oportunidades que nos ha dado el mercado y que comentaré más adelante.

    Finalmente, los productos mixtos, que combinan posiciones en distintas tipologías de activos, se han beneficiado de la preferencia por la renta variable frente a la renta fija y de los buenos resultados obtenidos por los equipos que gestionan cada uno de esos activos.

    **********

    El gran debate que centra la atención de los mercados es si vamos a ver un repunte sostenido de la inflación o no, y cuál va a ser la reacción de los bancos centrales si se llegase a producir.

    El consenso de Bloomberg indica que la inflación interanual alcanzará un pico del 2,9% en EE.UU. durante el segundo trimestre de 2021 y del 2,1% en la Eurozona durante el tercero. Esto no debería sorprender a nadie; hace un año por estas fechas las economías desarrolladas estaban en una situación de parálisis que hace que cualquier comparativa interanual sea muy favorable. Además, hay factores técnicos, como la eliminación de la rebaja del IVA en Alemania a partir de julio, que son bien conocidos.

    La cuestión es si la consolidación de la recuperación económica en un contexto de fuertes programas de apoyo monetario y, sobre todo, fiscal, va a hacer que las expectativas de inflación sigan subiendo en los próximos trimestres.

    Los bancos centrales llevan tiempo insistiendo en que el repunte de la inflación que vamos a ver a corto plazo es coyuntural y que no hay motivos para pensar en un incremento sostenido que requiera un cambio en sus actuaciones de política monetaria. Argumentan que la economía todavía está funcionando muy por debajo de su potencial y que tardaremos años en alcanzar el nivel de actividad a partir del cual la escasez de recursos (principalmente mano de obra) pueda generar presiones inflacionistas duraderas.

    El mercado, sin embargo, parece no estar convencido. La inflación americana a 10 años cotiza ya en niveles del 2,50%, y el cinco-cinco, el indicador de la inflación a cinco años dentro de cinco años (el más comentado por la FED), en el 2,20%. En la Eurozona esos datos son algo más bajos (1,38% y 1,55%, respectivamente), pero también han subido considerablemente en los últimos meses.

    Y todo esto es muy relevante porque en los últimos 30 años, los tipos de interés de intervención, el activo libre de riesgo sobre el que se asientan todas las valoraciones del resto de activos financieros, siempre han estado muy ligados a las expectativas de inflación.

    Muchos argumentan que, si las expectativas de inflación que descuentan los mercados se confirman, los tipos de interés son excesivamente bajos y los bancos centrales deberían subirlos, con las consecuencias negativas que eso puede llevar aparejadas para el resto de activos. Pero este es un tema de mucho debate y controversia.

    Por un lado, porque los bancos centrales (y en particular la FED) nos han anunciado un cambio en su función de reacción. Su objetivo no es ya mantener la inflación por debajo del 2%, sino conseguir que, en promedio, se sitúe en el 2%, lo que implica que deberá estar por encima de ese límite durante parte del ciclo. Esto nos lleva a pensar que la relación de causalidad entre inflación y tipos de interés es ahora menos clara.

    Otros pensamos que, como ya hicieron en el pasado, y aunque ahora lo nieguen abiertamente, los bancos centrales no van a subir tipos mientras el nivel de endeudamiento de los gobiernos sea tan elevado como el actual. A fin de cuentas, la manera más sencilla de reducir el exceso de deuda es mantener bajos los costes de financiación en un contexto inflacionario que vaya erosionando el valor real de la deuda poco a poco (lo que se ha denominado represión financiera).

    Claro que este último argumento presupone la necesidad de lograr un equilibrio fiscal a medio plazo, tesis que a estas alturas ya no todo el mundo comparte.

    Sea como fuere, lo que parece que todavía nadie pone en duda es que una subida de los tipos de interés (reales) sería mala para los mercados. En la renta fija, porque claramente un bono que paga un 1% de cupón en un mercado donde los tipos están al 2% debe cotizar por debajo de la par. Y en el resto de activos, porque cualquier comparativa de valoración toma como referencia la renta fija; si con los tipos al 1% la rentabilidad que le exigimos a un activo de riesgo es del 3%, por ejemplo, con los tipos al 2% deberíamos exigirle un 4%, por lo menos.

    Los bancos centrales no van a subir tipos mientras la deuda pública se mantenga en los elevados niveles actuales

    Los mercados de renta variable viven siempre pendientes de dos variables principales: la evolución de los beneficios empresariales y el nivel de los tipos de interés (la tasa de descuento).

    El S&P 500, el índice más representativo de la bolsa americana, ha cerrado el primer trimestre de 2021 en la barrera de los 4.000 puntos, un 23% por encima de los 3.230 puntos a los que cerró 2019.

    Esta subida que, tras una crisis global que no tiene precedente desde la Segunda Guerra Mundial, puede parecer exagerada, quizás no lo es tanto si tenemos en cuenta que los beneficios esperados para 2022 van a estar, aproximadamente, un 23% por encima de los del 2019 ($200 en el 2022 vs $163 para el 2019), y que los tipos de interés a largo plazo son algo más bajos que entonces (1,74% ahora vs 1,91% a cierre de 2019).

    Puesto de otro modo, si a final de 2019 la bolsa americana cotizaba a un PER de 19,8 veces (3.230/163), ahora cotiza a un PER de 20,10 veces, utilizando los beneficios esperados para el 2022.

    Es cierto que, en ambos casos, la prima de riesgo, calculada como la rentabilidad implícita de la bolsa (el inverso del PER) menos la rentabilidad del bono a 10 años, se sitúa en la parte baja del rango histórico. Sin embargo, en un contexto de tipos de interés de corto plazo en mínimos, donde el ahorro debe desplazarse hacia activos de mayor riesgo en busca de rentabilidad, es normal que todas las primas de riesgo sean bajas.

    Nosotros pensamos que, mientras los tipos de interés no cambien sustancialmente (y aquí reside el principal debate) y los beneficios sigan creciendo con la economía, las bolsas deberían estar soportadas.

    **********

    El contexto de bajos tipos de interés explica, en gran medida, que las primas de riesgo se sitúen en la parte baja de sus rangos históricos para la gran mayoría de los activos.

    Los tipos de interés cero, o incluso negativos, desplazan el ahorro desde las inversiones de menor riesgo (activos monetarios) hacia otros de mayor riesgo en busca de rentabilidad. Esta presión compradora hace subir sus precios, reduciendo su rentabilidad esperada. Pero también genera algunos efectos de segundo orden que tenemos que vigilar de cerca porque pueden ser indicadores de cierto sobrecalentamiento en los mercados.

    El primero de estos efectos es un aumento desmesurado de las posiciones en ciertos activos especulativos. Quizás el ejemplo más claro sea la evolución del Bitcoin, que después de subir un 94% en 2019 y un 305% en 2020, ya acumula una apreciación del 100% en lo que va de 2021.

    Sin entrar a valorar las posibles ventajas de las criptomonedas como alternativa a otros valores refugio más tradicionales, como el oro, lo cierto es que estos datos hacen recordar otras situaciones que en el pasado nunca han terminado bien (¿se acuerdan de Terra?).

    También estamos viendo algunos comportamientos que podrían indicar excesiva complacencia, tanto entre inversores minoristas como mayoristas.

    La aparición de plataformas digitales que incitan a jugar en bolsa a inversores minoristas poco experimentados, llegando incluso a ofrecer contratación gratuita, debería ser fuente de preocupación para los reguladores, sobre todo cuando datos publicados por algunas de ellas confirman que una inmensa mayoría de sus clientes terminan perdiendo buena parte de su dinero.

    Por su parte, la proliferación de la inversión en SPACs (compañías “cheque en blanco”), donde inversores institucionales están colocando importantísimas cantidades de dinero sin conocer bien ni en qué se va a invertir ni cómo se van a repartir las posibles futuras ganancias, podría indicar falta de disciplina.

    Por último, algunos indicios apuntan también a un excesivo apalancamiento por parte de algunos inversores y quizás poco celo por parte de quienes tienen que vigilar que esto no se produzca. Así, entre las noticias más comentadas en los mercados durante las últimas semanas, destaca la de Archegos Capital, un importante hedge fund americano cuya quiebra ha generado pérdidas mil millonarias entre varios bancos de inversión.

    Hasta ahora, ninguna de estas situaciones ha tenido implicaciones sistémicas, pero es parte de nuestro trabajo vigilarlas y tratar de extraer lecciones que nos ayuden en la toma de decisiones de inversión.

    **********

    En este contexto, mantener la disciplina de inversión suele generar los mejores resultados a largo plazo. La baja rentabilidad de la renta fija nos ha llevado a aumentar los niveles de liquidez de estos productos a la espera de una mejor oportunidad. Como vimos hace un año, a veces las situaciones más inesperadas generan las mejores oportunidades. Solo teniendo liquidez las podremos aprovechar. Entre tanto, el coste de oportunidad de no estar invertidos al 100% es muy reducido.

    En renta variable seguimos trabajando para encontrar aquellas compañías que mejor rentabilidad nos puedan dar en el medio y largo plazo. En unos casos, cuando pensamos que el mercado está infraestimando el valor de sus activos o sobreestimando los riesgos, esto implica invertir en compañías que cotizan a múltiplos deprimidos (lo que algunos llaman estilo value); en otros, cuando pensamos que su crecimiento futuro superará las expectativas y justificará las valoraciones, implica comprar compañías que, por los altos múltiplos a los que cotizan, puedan aparentar caras (estilo growth).

    Como ya lo hemos comentado recientemente en diversas ocasiones, no me voy a extender, pero nuestras carteras de renta variable están estructuradas en torno a tres ideas fundamentales: compañías que se beneficiarán de la vuelta a la normalidad tras la pandemia, como la aerolínea IAG o el Aeropuerto de Zurich; las que se beneficiarán de la fuerte inversión, pública y privada, asociada al proceso de transición energética, como Red Eléctrica o Aker Carbon; y las que se beneficiarán de los cambios estructurales en los hábitos de consumo, como Google o Facebook.

    Además, tenemos posiciones en otras compañías en las que vemos buenas oportunidades a medio plazo. Por poner un ejemplo, llevamos varios años apostando por Euskaltel, donde veíamos una clara idea de consolidación dentro del sector (servicios de telecomunicaciones). Por fin, hace solo unos días, Masmóvil, uno de sus competidores, ha lanzado una oferta pública de adquisición sobre Euskaltel con una sustancial prima respecto a su precio de cotización. La rentabilidad acumulada en esta posición, incluyendo dividendos, ronda el 80% en poco más de dos años.

    La recuperación económica sigue favoreciendo a la renta variable, que se ha revalorizado algo más de un 4% a nivel global - Blog MutuactivosLa recuperación económica sigue favoreciendo a la renta variable, que se ha revalorizado algo más de un 4% a nivel global

    **********

    Como decía más arriba, parte de los buenos resultados obtenidos durante el año se deben a la buena gestión de algunas oportunidades que nos ha dado el mercado. La alta volatilidad favorece una gestión táctica de las carteras. Esto no significa abandonar la disciplina del análisis fundamental, sino aprovechar los movimientos para entrar y salir de los valores a medida que estos se mueven, con la confianza que da el conocimiento de las compañías y los fundamentos de su valoración.

    Por ello y para finalizar esta carta, quiero mencionar algunos ejemplos de éxito en la gestión táctica que hemos tenido durante el último trimestre.

    Desde hace algunos meses tenemos Nokia en cartera. El inminente despliegue de las redes 5G, tecnología en la que Nokia es líder mundial junto con Ericsson, y el rechazo occidental a los productos de Huawei, nos llevaban a pensar que Nokia podría mejorar sustancialmente sus beneficios a medio plazo. Sin embargo, para nuestra sorpresa, a finales de enero Nokia subía un 44% en cuatro sesiones empujada al alza por asociación al fenómeno Gamestop en EE.UU. Tras analizarlo, tomamos la decisión de vender la totalidad de la posición en zona de máximos. Hoy Nokia está en los mismos niveles que a principios de enero.

    Algo similar ocurrió con Vivendi a mediados de febrero. La cotización se disparó cuando la compañía anunció la intención de escindir su negocio de música (Universal Music). Llegamos a la conclusión de que el mercado estaba sobre- reaccionando a una noticia que ya era previsible y decidimos liquidar la posición esperando una oportunidad para volver a entrar a mejores precios. Desde entonces, Vivendi ha caído algo más de un 10%.

    Por último, también quiero destacar la gestión de nuestra posición en Naturgy. A finales de enero Naturgy recibió una OPA parcial por parte de IFM, validando así nuestra tesis de inversión. Aunque se trataba de una oferta parcial y, por lo tanto, sujeta a prorrateo, la cotización subió con mucha fuerza, superando nuestra estimación del valor razonable. Esto nos llevó a liquidar la mayor parte de nuestra posición en zona de máximos. Hoy cotiza un 4% por debajo del nivel de venta.

    Tres ejemplos que demuestran que los mercados, siendo como son altamente eficientes, siempre dan oportunidades para los que las saben aprovechar.

Mercados financieros

La renta fija marca el paso

El mercado de renta fija continúa marcando los movimientos globales, manejando de una parte las expectativas de inflación y, por otra, la intervención o no de los bancos centrales para controlar los vaivenes de precios.

Publicado por Mutuactivos

  • 13 abril, 2021
  • Autor Blog Mutuactivos

    Por Mutuactivos

    • 13 abril, 2021

    El mercado de renta fija continúa marcando los movimientos globales, manejando de una parte las expectativas de inflación y, por otra, la intervención o no de los bancos centrales para controlar los vaivenes de precios.

    El bono a 10 años americano se sigue moviendo en una horquilla 1,60%-1,75%. Por poner un ejemplo, las últimas declaraciones del presidente de la Fed, Jerome Powell, sobre su idea de mantenerse neutrales en compras mientras la inflación esté controlada, llevaron al bono hasta el 1,62% y promovieron un tirón importante en el Nasdaq. Mientras, el bono alemán fluctúa con movimientos más estrechos por la mayor actividad de compra del Banco Central Europeo.

    El bono a 10 años americano se sigue moviendo en una horquilla 1,60%-1,75%.

    El diferencial con el bono español sube ligeramente hasta situarse en el 0,68%. Y el crédito no tuvo cambios significativos, aunque con ligeras ampliaciones en high yield al cierre de semana.

    El FMI ha revisado ligeramente al alza las previsiones de crecimiento mundiales, 6% en 2021 y 4,4% en 2022. - Blog MutuactivosEl FMI ha revisado ligeramente al alza las previsiones de crecimiento mundiales, 6% en 2021 y 4,4% en 2022.

    Previsiones de crecimiento al alza

    En el ámbito macroeconómico, por su parte, entre los últimos datos conocidos destaca la revisión ligeramente al alza de las previsiones de crecimiento mundiales del FMI, 6% en 2021 y 4,4% en 2022. Las mayores revisiones se realizaron en la economía americana (3,5% vs 2,5% anterior para 2021 y 6,4% vs. 5,1% anterior para 2022).

    EE.UU. está multiplicando por 5 el ritmo de vacunación del mundo, mientras en Europa se siguen analizando los efectos secundarios de los viales y se mantiene el debate abierto sobre si se tienen que endurecer o no las restricciones.

Mercados financieros

Recuperación más lenta en los países emergentes

La falta de acceso a las vacunas, la subida de los tipos a largo plazo en EE UU y la apreciación del dólar son negativas para muchos de estos países, bastante endeudados en la divisa estadounidense. 

Publicado por Mutuactivos

  • 08 abril, 2021
  • Autor Blog Mutuactivos

    Por Mutuactivos

    • 08 abril, 2021

    La rápida evolución de la vacunación en algunos países del mundo, como Estados Unidos, Reino Unido o Israel y la reducción consecuente en la incidencia del virus, junto con el plan de impulso fiscal del Gobierno Biden, están elevando las perspectivas de mayor crecimiento económico para 2021. Pero no todas las geografías disfrutan de un horizonte tan esperanzador. Las economías emergentes presentan una situación más rezagada.

    La falta de acceso a las vacunas, la subida de los tipos a largo plazo en EE UU y la apreciación del dólar son negativas para muchos de estos países, bastante endeudados en la divisa estadounidense. Solo en marzo, el billete verde se ha apreciado un 3%. Aun así, cada caso es diferente.

    Conviene ser muy selectivos al abordar inversiones en este tipo de mercados emergentes.

    Asia está recuperándose con más fuerza liderada por China, pero son importadores de materias primas, que se han apreciado con fuerza. El Banco Central podría endurecer su política monetaria, lo que ha provocado una corrección.

    Latinoamérica, por su parte, es un beneficiario de la recuperación cíclica por ser un gran exportador de commodities. No obstante, es más sensible que Asia a la apreciación del dólar y la subida de tipos y su salida de la pandemia va a ser más complicada.

    No todas las geografías disfrutan de un horizonte tan esperanzador: las economías emergentes presentan una situación más rezagada. No todas las geografías disfrutan de un horizonte tan esperanzador: las economías emergentes presentan una situación más rezagada.

    Además, aunque la mayor parte de los bancos centrales están siendo ortodoxos subiendo tipos cuando la inflación sube, el ejemplo de Europa y EE UU podría generar turbulencias como las de Turquía. Allí, Erdogan ha cambiado al Gobernador del Banco Central por haber sido ortodoxo. Como consecuencia la lira ha caído casi un 20%.

    Conviene, por tanto, ser muy selectivos al abordar inversiones en este tipo de mercados emergentes.

Mercados financieros

Aprovechamos las oportunidades en bolsa y renta fija

La evolución de la vacunación junto con el plan de impulso fiscal del Gobierno Biden están elevando la esperanza de velocidad y fortaleza del crecimiento económico en 2021.

Publicado por Mutuactivos

  • 07 abril, 2021
  • Autor Blog Mutuactivos

    Por Mutuactivos

    • 07 abril, 2021

    La rápida evolución de la vacunación en algunos países del mundo (EE.UU., UK, Israel…) y la reducción consecuente en la incidencia del virus junto con el plan de impulso fiscal del Gobierno Biden están elevando la esperanza de velocidad y fortaleza del crecimiento económico en 2021. En este contexto, los mercados financieros han estado marcados en el primer trimestre por la importante subida de la rentabilidad de la deuda gubernamental (caída en precio) y, también, por el positivo comportamiento de los activos de riesgo.

    Aunque los bancos centrales han reafirmado su voluntad de ignorar repuntes que consideran “puntuales” de la inflación, los inversores de renta fija han ido reduciendo posiciones en deuda al esperar tipos algo más altos en un escenario de mayor crecimiento económico, pero también debido a que están viendo mermada su rentabilidad real al incrementarse la inflación.

    Creemos que los niveles de rentabilidad actual del bono a 10 años americano son razonables y que los bancos centrales no deberían dejar que se vayan mucho más arriba

    Los índices de deuda gubernamental corrigen entre el 2% y el 6% en 2021. La deuda corporativa con alta calificación crediticia pierde dinero porque el efecto de la subida de tipos no ha sido suficientemente compensado por la ligera reducción de los diferenciales de crédito. Pero en el caso del high yield europeo, el efecto del crédito es mayor y ha acabado el trimestre con un 0,8%, concentrado en marzo, donde se apreció un 1,8%. A medida que el diferencial entre los tipos a 10 años en EE.UU. y la zona euro crecía (2% ahora), el gigante americano ha atraído capital, y el dólar se ha apreciado un 3% en marzo para dejar un saldo del 4,1% en el año.

    Aun así, las bolsas han reaccionado bien, probablemente interpretando que la inflación no se va a descontrolar y que los tipos no van a subir mucho más sin que los bancos centrales intervengan para evitarlo.

    ¿Cómo estamos invirtiendo?

    Creemos que los niveles de rentabilidad actual del bono a 10 años americano son razonables y que los bancos centrales no deberían dejar que se vayan mucho más arriba. Pero si los datos macro siguen sorprendiendo al alza, no podemos descartar ver el bono en el 2%.

    A principios de año esperábamos una inflación al alza y tipos más altos en EE.UU., por lo que compramos swaps de inflación, primero en EE.UU. y, luego, en Europa y desplegamos posiciones cortas de deuda americana. Ambas posiciones nos están recompensando en lo que va de año y son responsables de una parte importante de la rentabilidad acumulada. Igualmente estamos siendo activos con la duración.

    Los mercados financieros han estado marcados en el primer trimestre por la subida de la rentabilidad de la deuda gubernamental y el positivo comportamiento de los activos de riesgo.Los mercados financieros han estado marcados en el primer trimestre por la subida de la rentabilidad de la deuda gubernamental y el positivo comportamiento de los activos de riesgo.

    Mantenemos la prudencia en crédito, segmento en el que a finales del año pasado redujimos sustancialmente la exposición y mantenemos un elevado peso en liquidez a la espera de oportunidades. Tenemos mucho menor peso en crédito financiero que en 2020.

    En renta variable mantenemos una clara diversificación sectorial entre sectores de crecimiento y cíclicos de vuelta a la normalidad, dado que es difícil predecir cómo se van a mover los tipos de interés en 2021. La exposición a crecimiento la tenemos principalmente a través de empresas que favorecen la transición energética y aquellas que se han visto beneficiadas por los cambios en los patrones de consumo antes de la pandemia y durante la misma. Por la parte cíclica, seguimos apostando por compañías de primer nivel y muy solventes, que han sufrido mucho por la pandemia y se deberían beneficiar de una futura vuelta a la normalidad. Recientemente hemos bajado el peso en estas últimas tras el fuerte rebote experimentado.

Mercados financieros

Mutuactivos apuesta por las inversiones limpias y la transición energética

La denominada transición energética es una realidad imparable que desde Mutuactivos detectamos como megatendencia de futuro. 

Publicado por Mutuactivos

  • 31 marzo, 2021
  • Autor Blog Mutuactivos

    Por Mutuactivos

    • 31 marzo, 2021

    Hablar en verde se ha puesto de moda. Y así lo atestiguan las cada vez más numerosas empresas e iniciativas que se suman a la denominada transición energética, una realidad imparable que Mutuactivos detecta como megatendencia de futuro y por la que apuesta en varios de sus fondos de inversión. 

    Para aprovechar esta temática, en la gestora de Mutua Madrileña han definido una estrategia concreta de selección de compañías: “Invertimos en empresas que vayan a beneficiarse de la transición energética de manera directa. Es decir, preferimos productores independientes, enfocados a la generación eólica y fotovoltaica, frente a compañías tradicionales integradas”, comenta José Ángel Fuentes, gestor de renta variable de Mutuactivos.

    Para incorporar a la cartera una empresa ligada a la transición energética o a las energías renovables, en la gestora analizan y auditan diversos aspectos, como las capacidades del equipo gestor, la calidad de los planes de crecimiento y el compromiso institucional, referido a cada país, con la velocidad del cambio de la transformación del tejido energético.

    "Invertimos en empresas que vayan a beneficiarse de la transición energética de manera directa. Es decir, preferimos productores independientes, enfocados a la generación eólica y fotovoltaica, frente a compañías tradicionales integradas"

    Apuesta fotovoltaica

    En Mutuactivos consideran que, teniendo en cuenta el potencial fotovoltaico que existe, las oportunidades son impresionantes. “Hay compañías hasta ahora muy pequeñas que, en un futuro, van a crecer de manera espectacular, aunque también es cierto que lo han hecho sus capitalizaciones. Por eso creemos que hay que estar muy encima tanto de los factores anteriormente comentados, como de la parte financiera”, comenta José Ángel Fuentes.

    Mutuafondo España, el fondo de renta variable española de Mutuactivos, es uno de los vehículos que invierte un porcentaje significativo de su cartera en la llamada transición energética. Entre sus apuestas destacan Grenergy y Solarpack, como productores independientes. Ambas tienen una estructura similar, son desarrolladores para terceros y además poseen una cartera elevada de proyectos propios diversificadas internacionalmente.

    “Invertimos en empresas que vayan a beneficiarse de la transición energética de manera directa”, comenta José Ángel Fuentes, gestor de renta variable de Mutuactivos. - Blog Mutuactivos“Invertimos en empresas que vayan a beneficiarse de la transición energética de manera directa”, comenta José Ángel Fuentes, gestor de renta variable de Mutuactivos.

    En el caso de Solarpack, el crecimiento los próximos años va a ser muy importante. Va a pasar de una potencia instalada de unos 450 Mw a día de hoy a unos 1.800/2.000 Mw en 2023, repartidos principalmente entre España, Chile, India, Ecuador y Malasia.

    Respecto a Grenergy, el crecimiento de la potencia instalada va a ser mayor si cabe. “Parten de 163 Mw y esperamos que en el 2023 alcancen unos 2.500 MW (x15) principalmente entre los proyectos que tienen una visibilidad muy alta en España y Chile”, explica el gestor.

    En cuanto a títulos de mayor capitalización, en Mutuactivos destacan el potencial de Red Eléctrica, por su red de transporte robusta y moderna, entre otros factores. Igualmente, les gustan Repsol, cuya transformación hacia el sector eléctrico sigue ensombrecida por sus activos históricos, y Enagás, que podría beneficiarse del despegue y consolidación del hidrógeno como carburante relevante, aunque en la gestora no creen que esto ocurra hasta más allá de 2030.

    Valores internacionales

    Mutuafondo Bolsa Europea, por su parte, es el fondo de valores europeos con un peso significativo en cartera de títulos relacionados con las energías renovables. En concreto, el fondo tiene inversiones en dos filiales de Aker, una en el lado de la captura del CO2, Aker Carbone Capture, y otra en el desarrollo de la siguiente parte del crecimiento de la generación eólica marina, Aker Offshore Wind.

    “La primera (Aker Carbone Capture) opera en un ámbito de negocio poco conocido y explotado. Es una compañía con huella de CO2 negativa, con un atractivo y potencial muy grandes. Aker Offshore Wind, por su parte, se va a beneficiar de manera muy significativa del futuro desarrollo de la generación eólica marina flotante”, concluye Fuentes.

Mercados financieros

Estados Unidos saldrá con más fuerza de esta crisis

La Reserva Federal ha elevado su objetivo de crecimiento para 2021 desde el 4,2% al 6,5% y espera una tasa de desempleo del 4,5% para finales de este ejercicio.

Publicado por Mutuactivos

  • 23 marzo, 2021
  • Autor Blog Mutuactivos

    Por Mutuactivos

    • 23 marzo, 2021

    Llegan noticias positivas de Estados Unidos. En su última reunión, la Reserva Federal elevó su objetivo de crecimiento para 2021 desde el 4,2% al 6,5% y espera una tasa de desempleo del 4,5% para finales de este ejercicio. Además, la institución descuenta una inflación del 2,4% este año (para bajar el siguiente) y no espera subir tipos hasta 2024 ni reducir su programa de compra de activos (quantitative easing). Una manera de actuar que refleja que en Estados Unidos están comprometidos con su nuevo marco de referencia.

    Su aproximación al crecimiento, la inflación y los tipos de interés es diferente a la de los últimos 35 años. El anterior límite de inflación del 2% ahora se ha convertido en un objetivo que quieren y pueden superar para soportar la economía. Independientemente de cuál es el crecimiento, la primera economía mundial quiere perseguir esta nueva meta.

    A la mejoría general hay que sumarle la contundencia de la política fiscal aprobada sobre un sistema financiero capitalizado y una política monetaria muy acomodaticia.

    Aunque 7 de los 18 miembros del comité esperan subidas de tipos antes de 2024 y en diciembre sólo había uno, el mensaje de la Fed consiguió ser muy acomodaticio.

    Geográficamente destaca la recuperación de la economía de EE.UU. El ritmo de vacunaciones se está acelerando hasta los 2,2 millones semanales, cada vez hay más noticias sobre levantamiento de restricciones y la reapertura de la economía se está viendo reflejada en un aumento en la demanda en los sectores sensibles al COVID (restauración, aerolíneas y hoteles). A la mejoría general hay que sumarle la contundencia de la política fiscal aprobada sobre un sistema financiero capitalizado y una política monetaria muy acomodaticia.

    En Europa, sin embargo, los problemas con las vacunas, las mayores restricciones a la movilidad y el empeoramiento de los contagios de las últimas semanas apuntan a una recuperación bastante más lenta que la de EE.UU.

    Estados Unidos saldrá con más fuerza de esta crisis – Blog MutuactivosEn EEUU, el ritmo de vacunaciones se está acelerando hasta los 2,2 millones semanales

    Atentos a los emergentes

    Nos preocupa la situación de los países emergentes. Se enfrentan a una recuperación más lenta por la falta de acceso a las vacunas, pero, además, la subida de los tipos a largo plazo en EE.UU. y la apreciación del dólar son negativas para muchos de estos países, bastante endeudados en esa moneda. Aun así, cada caso es diferente.

    Asia está recuperándose con más fuerza liderado por China, pero son importadores de materias primas, que se han apreciado con fuerza.

    Latinoamérica es un beneficiario de la recuperación cíclica por ser un gran exportador de commodities… pero es más sensible que Asia a la apreciación del dólar y la subida de tipos y su salida de la pandemia va a ser más complicada.

Mutua Madrileña

Saca partido a tus ahorros como lo hace Mutua Madrileña

Saber más