Mercados financieros

Mercados financieros

Post publicados en esta categoría

Mercados financieros

Atentos a la bolsa china

A lo largo de las últimas semanas, el mercado bursátil chino se ha comportado bastante peor que el de los países desarrollados.

Publicado por Mutuactivos

  • 28 julio, 2021
  • Autor Blog Mutuactivos

    Por Mutuactivos

    • 28 julio, 2021

    A lo largo de las últimas semanas, el mercado bursátil chino se ha comportado bastante peor que el de los países desarrollados. Pero los últimos días, un cambio regulatorio ha generado miedo a los inversores y las caídas de sus bolsas se han acentuado: la bolsa de Hong Kong cae en julio un 13% y la de Shanghai, un 9%.

    ¿Qué ha ocurrido? El pasado viernes el Gobierno prohibió a las empresas de educación que complementan la enseñanza del currículum escolar obtener beneficios, levantar capital o salir a cotizar (el sector está valorado en unos 100 mil millones de dólares y algunas han caído un 90% en bolsa estos días). En China obtener buenas notas en el colegio es una de las vías hacia la prosperidad, y los padres, dispuestos a cualquier cosa por el futuro de sus hijos, estaban gastando ingentes cantidades en todo el país.

    El pasado viernes el Gobierno prohibió a las empresas de educación que complementan la enseñanza del currículum escolar obtener beneficios, levantar capital o salir a cotizar.

    Estrategia de endurecimiento

    Pero el cambio regulatorio no es excepcional, sino que es parte de una estrategia que viene desarrollando el Gobierno chino desde principios de año. En noviembre del año pasado, se prohibió la salida a bolsa de la empresa de fintech Ant (compañía de Jack Ma, el dueño de Ali Baba), esto días se anunciaron cambios regulatorios en el negocio de reparto de comida y el Gobierno ha anunciado que quiere ordenar el negocio del “property management” inmobiliario.

    ¿Por qué actúa así el Gobierno? En primer lugar, desde la llegada al poder de Xi Jinping, éste está aumentando la capacidad del control del Partido Comunista en todos los órdenes de la sociedad. En sus propias palabras, su mayor fantasma es la Unión Soviética y no quiere cometer lo que para él fueron los errores del Partido Comunista Ruso que llevaron a su disolución. Por tanto, está buscando mayor control y crecimiento económico; en diciembre, el Politburó (organismo de toma de decisiones de los máximos dirigentes del Partido Comunista de China) anunció que quería prevenir una expansión desordenada del capital, así como construir una nueva “Arquitectura de Seguridad Nacional Uniforme”.

    Hacia un crecimiento más sostenible

    El Gobierno lleva ya algún tiempo buscando un crecimiento más sostenible que en el pasado, cuando el crecimiento era una prioridad absoluta. Mantienen que están buscando erradicar la pobreza y una mayor participación colectiva en el crecimiento…

    Pero al mismo tiempo, la nueva “Arquitectura de Seguridad Nacional Uniforme” nos recuerda los deseos de XI Jinping de aumentar la capacidad de control del Partido, entre otras cosas reforzando la seguridad nacional, y garantizar la autosuficiencia… y para ello, necesita mayor control de las empresas de tecnología. En cualquier caso, no parece que vayan a renunciar a su objetivo de crecimiento económico y para ello siguen necesitando que el sector privado empuje el crecimiento y la productividad. Por tanto, estos cambios regulatorios no parecen indicar un cambio estructural sino una tendencia lenta pero inexorable hacia un crecimiento más sostenible, pero a cambio de un control aún mayor.

    No es la primera vez que algo así ocurre, hay un patrón. En los últimos 20 años, el país, con el objetivo de maximizar el crecimiento, ha sido laxo cuando una industria emergente empezaba a despuntar. Pero más adelante han acabado regulándolo: lo han hecho con el sector farmacéutico, conglomerados, banca en la sombra, minería, cemento… por no hablar de las leyes anticorrupción. Es lo que aparentemente está ocurriendo ahora con el sector tecnológico y otros que están saliendo a la palestra.

    Mercado chino- Blog MutuactivosEl mercado bursátil chino se ha comportado bastante peor que el de los países desarrollados

    Renta variable china

    ¿Cómo afectará a la bolsa? Ante otros ejercicios de endurecimiento regulatorio, la bolsa china ha empezado cayendo para, más adelante, acabar rebotando con fuerza. Es el caso, por ejemplo, de la normativa anticorrupción de 2013 así como la investigación a los conglomerados de 2016.

    En Mutuactivos creemos que el peso del gigante asiático en índices bursátiles mundiales como el MSCI World (5%) irá creciendo con el tiempo, porque actualmente es desproporcionado en comparación con el peso del país respecto al mundo en términos de población (18%), de PIB (18%) y de comercio internacional (12%). El país sigue progresando (lentamente) hacia la apertura de su mercado de capitales. Además, van adelantados en el ciclo de recuperación: no solo despegaron antes tras la pandemia, sino que ya han pasado por una fase de endurecimiento de la política monetaria —que parece haber frenado el repunte de la inflación— y acaban de empezar a flexibilizarla de nuevo con una reducción del coeficiente de las reservas a principios de julio. En conclusión, de manera muy paulatina queremos incrementar el peso de nuestras carteras en la potencia asiática, pero este es un objetivo estratégico que tardaremos en implementar.

Mercados financieros

Mutuactivos ve valor en la bolsa japonesa y en la deuda pública china

Tras las recientes correcciones, Mutuactivos considera que la bolsa cotiza a múltiplos atractivos en términos relativos.

Publicado por Mutuactivos

  • 23 julio, 2021
  • Autor Blog Mutuactivos

    Por Mutuactivos

    • 23 julio, 2021

    Tras las recientes correcciones, Mutuactivos considera que la bolsa cotiza a múltiplos atractivos en términos relativos. En la gestora de Mutua Madrileña estiman que el escenario de fuerte crecimiento, inflación al alza, pero moderándose a medio plazo, y tipos bajos es positivo para los activos de riesgo.

    En su revisión de carteras con vistas al tercer trimestre del año, Mutuactivos opta por mantener su estrategia polarizada en renta variable, que combina la apuesta por valores cíclicos europeos y de crecimiento de Estados Unidos.

    Vemos potencial en títulos nacionales, como IAG, Merlin, Enagas o Amadeus.

    En concreto, la gestora de Mutua Madrileña ve potencial en títulos nacionales, como IAG, Merlin, Enagas o Amadeus, y en otros internacionales, como Alphabet o Facebook. A nivel sectorial, reafirman su apuesta por las compañías de semiconductores y ligadas a la transición energética.

    Entre las nuevas decisiones de inversión adoptadas por Mutuactivos destaca el incremento táctico del peso de la renta variable japonesa en cartera. “Es un mercado que se ha quedado atrás, cotiza a múltiplos atractivos en términos relativos y está bastante poco presente en las carteras de los inversores institucionales. Además, la inversión en divisa local aumenta el sesgo defensivo de la apuesta, ya que el yen es un activo refugio que se suele comportar bien cuando hay caídas importantes de la bolsa”, comenta Ignacio Dolz de Espejo, director de soluciones de inversión y producto de Mutua

    Trimestral inversores- Blog MutuactivosLa inversión en divisa local aumenta el sesgo defensivo de la apuesta.

    Deuda gubernamental china

    En renta fija, en Mutuactivos esperan tipos más altos de cara a final de año, por lo que han aumentado su apuesta por la tendencia al alza de la rentabilidad de la deuda a largo plazo de Estados Unidos. Consideran que la renta fija corporativa seguirá muy soportada por las compras de los bancos centrales. No obstante, mantienen altos niveles de liquidez para poder comprar si surgen nuevas oportunidades en el mercado.

    Como novedad, a largo plazo ven una oportunidad en la deuda gubernamental china por su atractiva remuneración combinada con una baja correlación con la deuda de países desarrollados. “Queremos elevar el peso en cartera de este activo poco a poco”, señala Dolz de Espejo. 

     

    Los resultados pasados no son un indicador fiable de rendimientos futuros. El contenido del presente documento tiene una finalidad meramente informativa, no es y no puede considerarse asesoramiento en materia de inversión u opinión legal, no pretendiendo reemplazar al asesoramiento necesario en esta materia y no constituyendo una oferta de compra o venta.

    Todas las opiniones y estimaciones facilitadas están elaboradas en base a fuentes consideradas como fiables. No obstante lo anterior, Mutuactivos no puede garantizar que sean exactas o completas y no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida, directa o indirecta, que pudiera resultar del uso de las informaciones facilitadas en este documento.

Mercados financieros

Carta trimestral de Mutuactivos

Al margen de las operaciones que puedan surgir, en el contexto actual, en Mutuactivos continuamos viendo valor en bolsa.

Publicado por Emilio Ortiz

  • 20 julio, 2021
  • Autor Emilio Ortiz

    Por Emilio Ortiz

    • 20 julio, 2021

    Cerramos el primer semestre de 2021 con rentabilidades muy positivas en los mercados de renta variable y negativas, en general, para los de renta fija y monetarios. Las bolsas mundiales acumulan una ganancia del entorno del 14% en euros, con los sectores más cíclicos, los más favorecidos por la recuperación de la economía tras la pandemia, como la banca, los sectores industriales o los ligados al consumo discrecional, liderando el movimiento. Esta mayor exposición cíclica ha favorecido particularmente a las bolsas europeas (+16%, con dividendos, en el semestre) que, por primera vez en varios años, baten a la bolsa americana (+15%), lastrada por el mayor peso en sectores de crecimiento (tecnología, principalmente) y la apreciación del dólar. El Ibex 35, que a principios de año lideraba la tabla, favorecido por su mayor exposición al sector bancario, cierra el semestre en un 11%, frenado por el repunte de la variante delta del Covid y los escándalos corporativos.

    El repunte de la actividad económica y de las expectativas de inflación, que ya comentamos en ocasiones anteriores, ha derivado en un aumento de la rentabilidad de los bonos y, en consecuencia, una caída generalizada en los precios. Este movimiento ha afectado más a la deuda pública, que acumula pérdidas de casi el 3% durante el año, que a la deuda corporativa. Esta última que, aunque perjudicada por el alza de tipos, se ha beneficiado la contracción de las primas de riesgo como derivada del menor riesgo de impago que, en lógica, acompaña a la recuperación económica.

    Para la gestora, el crecimiento económico y los bajos tipos de interés invitan a pensar que el proceso de concentración debería continuar.

    Rentabilidades satisfactorias en nuestros fondos y nuevos lanzamientos.

    Ecomportamiento de nuestros fondos durante el primer semestre de 2021 ha sido, en general, satisfactorio. Ganamos dinero en los productos de renta fija en un año en que los índices de renta fija arrojan importantes pérdidas. Nuestros productos de renta variable se están comportando en línea con sus objetivos, y en los productos mixtos vamos ligeramente por detrás de los índices de referencia, pero habiendo asumido menos riesgo. Aunque el corto plazo es importante, en Mutuactivos invertimos teniendo en cuenta las expectativas de rentabilidad a largo plazo, tratando de abstraernos del ruido de mercado. Históricamente, esto es lo que mejor resultados nos ha dado y seguramente explica por qué Mutuactivos es la gestora independiente con mayor número de fondos en la categoría Cinco Estrellas por Morningstar de España.

    Seguimos trabajando para mejorar nuestra oferta de productos. Durante el primer semestre hemos lanzado un nuevo fondo temático de renta variable, Mutuafondo Transición Energética FI; una nueva cartera de gestión discrecional de fondos de inversión, Mutuactivos Aporta Futuro; y un nuevo producto de renta fija subordinada, Mutuafondo Bonos Subordinados IV FI, para reemplazar al primero de la saga, que vence ahora tras cinco años en los que acumula una rentabilidad anualizada de casi el 5%.

    Inflación y tipos. ¿Por qué ha caído la rentabilidad del bono americano?

    Quizás lo más llamativo del segundo trimestre ha sido la reacción del mercado de deuda a unos datos de inflación que han superado, con mucho, las expectativas. A finales de marzo, el consenso de mercado apuntaba a que la inflación americana alcanzaría el 2,9% durante el trimestre, para después bajar de manera paulatina a medida que la base de comparación interanual se normalizaba. La inflación esperada a 10 años en los EE.UU. se situaba en el 2,50%. Con estas expectativas, el bono americano a 10 años cotizaba al 1,74%, algo que, de por sí, llama bastante la atención, porque supone que los inversores están aceptando una rentabilidad real negativa del -0,76% a 10 años.

    Sin embargo, la realidad es que los datos de inflación han sido muy superiores a lo previsto. El IPC americano fue del 4,2% y 5,0%, respectivamente, en los meses de abril y mayo, obligando a la FED a revisar sus expectativas de inflación (PCE) del 2,4% al 3,4% para 2021. Sin embargo, y aquí está la verdadera sorpresa, la rentabilidad del bono americano se sitúa ahora en el 1,47%, 27 puntos básicos por debajo de donde cerró el mes de marzo.

    ¿Cómo es posible que con estos datos de inflación muy por encima de los esperados, los más altos en 30 años, que han forzado un ajuste al alza en las expectativas de inflación de la propia FED, y con una economía creciendo al 7%, la rentabilidad del bono haya caído en vez de subir? La explicación más repetida es el excesivo posicionamiento inversor: demasiadas posiciones cortas que apostaban por un repunte aún mayor de las rentabilidades. Ante la falta de continuidad del movimiento, se dispara el cierre de cortos que presiona los precios y, en consecuencia, genera una caída de la rentabilidad. Es algo similar a lo que ocurre en la bolsa, cuando una empresa cae tras publicar buenos resultados, pero sin conseguir batir las altas expectativas del mercado. No hay comprador marginal y la acción cae.

    Lo que sí es cierto es que esta reacción del mercado de bonos parece darle la razón, de momento, a la FED. Como otros bancos centrales, el banco central americano sigue insistiendo en que la inflación es transitoria y, por lo tanto, no hay motivos para endurecer la política monetaria. Y esto es bueno para los activos de riesgo y, en particular, para la bolsa, en tanto en cuanto mejora su atractivo relativo frente a los bonos y da soporte a las valoraciones.

    Pulso del mercado. Escasa repercusión de las caídas masivas en criptodivisas.

    En la última carta trimestral, comentábamos algunos comportamientos del mercado que podrían estar indicando excesiva complacencia y, por tanto, mayor riesgo de correcciones en el corto plazo. Aunque las bolsas siguen marcando máximos y algunos de los indicadores clásicos de aversión al riesgo, como la encuesta de Investor’s Intelligence, la ratio put-call, o la volatilidad (VIX), indican niveles de euforia, también es cierto que algunas de las burbujas que comentábamos se han ido eliminando sin que, hasta ahora, esto haya tenido impacto significativo en los mercados.

    Así, por ejemplo, la fuerte caída del Bitcoin y otras criptodivisas ha pasado casi desapercibida para los mercados, a pesar de que han perdido prácticamente un 50% desde los máximos de abril. Esto supone una pérdida en capitalización de casi un billón de dólares (un trillón anglosajón), equivalente al 70% del PIB español.

    Esta aparente falta de repercusión quizás se deba a que los inversores en criptodivisas no invierten en los mercados tradicionales y, por lo tanto, no se ven forzados a vender acciones o bonos para cubrir sus pérdidas en Bitcoin. Pero también podría deberse a que en este contexto de abundancia de liquidez, donde los bancos centrales siguen comprando bonos en cantidades ingentes cada día, un billón de dólares sea una cantidad poco significativa.

    A corto plazo, el mercado va a seguir muy pendiente de la evolución de los tipos de interés, pero no parece que vaya a haber grandes cambios en la política monetaria hasta la reunión de la FED en Jackson Hole, a finales de agosto. La temporada de resultados que comienza ahora no debería generar grandes sorpresas. La comparativa interanual es tan fácil pero, al tiempo, tan imprevisible que, seguramente, los resultados empresariales van a ser muy buenos. Otra cosa distinta será si el mercado los compra o los vende…

    Carta trimestral- julio 2021- Blog MutuactivosComo cada cierre de trimestre, comentamos los últimos temas financieros a nivel global.

    Facebook se une al club de los trillionarios.

    Hablando de trillones, Facebook se acaba de convertir en la quinta empresa de la historia, tras Apple, Alphabet (la matriz de Google), Microsoft y Amazon, en superar esa barrera en términos de capitalización bursátil. Estas cinco empresas (las FAAMG) suponen ya el 23% de la bolsa americana, el 13% de la bolsa mundial y unas doce veces el IBEX.

    El mercado estima que en 2022 ganarán conjuntamente más de 300.000 millones de dólares, que se sumarán a otros tantos que ahora mismo tienen en liquidez. Una pena que ninguna sea europea. Nosotros tenemos posiciones relevantes en acciones de Facebook y Alphabet en varias carteras y el gestor de Mutuafondo Tecnológico FI que, por cierto, es un fondo de inversión al que acabamos de transformar en un fondo de gestión directa, las sigue viendo baratas.

    Posicionamiento. Oportunidades en renta variable y deuda híbrida corporativa.

    En general, seguimos viendo pocas oportunidades en el mundo de la renta fija. Con las expectativas de inflación a 10 años en el 2,5% y 1,5% para EE.UU. y la Eurozona, respectivamente, no parece que invertir en deuda pública al 1,5% y -0,20% sea una gran oportunidad. Esto no implica que no se pueda ganar dinero invirtiendo en renta fija pero, claramente, es necesario recurrir a la gestión activa. Por poner un ejemplo, nuestro fondo de renta fija más global, Pareturn Mutuafondo Global Fixed Income, acumula una rentabilidad superior al 2% en el año gracias a la buena gestión realizada.

    Sí vemos valor en términos relativos en la deuda híbrida corporativa. Es un mercado muy de nicho que, por factores técnicos, ofrece todavía un buen equilibrio entre rentabilidad y riesgo. De ahí que estemos sacando un nuevo fondo para aprovechar esta oportunidad. En renta variable, seguimos con nuestras apuestas por la transición energética, por un lado, y por la vuelta a la normalidad, por otro. Como ya las hemos comentado en varias ocasiones, no vamos a abundar más en el tema.

    También creemos que este contexto de crecimiento económico y bajos tipos de interés puede favorecer la consolidación corporativa y el lanzamiento de OPAs. En lo que va de año hemos recibido tres OPAs en España (Euskaltel, Naturgy y Solarpack) y tenemos motivos para pensar en que este proceso debería continuar. Con el coste de financiación en mínimos históricos, para un grupo industrial que controla compañías cotizadas, no hay operación más rentable y segura que recomprar sus minoritarios, sobre todo si cotizan a valoraciones deprimidas (y la empresa no está excesivamente apalancada).

    Para un fondo de private equity o un SPAC, que acaba de “levantar” miles de millones de capital y necesita invertirlo, la oportunidad es parecida. En ese caso se le llama LBO (Leveraged Buy Out), pero la jugada es similar.

    El caso de Naturgy, como ejemplo.

    Naturgy (la antigua Gas Natural) pagó en 2020 un dividendo de 1,40 euros por acción. IFM, un reputado fondo de infraestructuras australiano, está ofreciendo comprar hasta un 22,69% de Naturgy a un precio de 23 euros (una prima del 24% respecto
    a la cotización del día anterior al anuncio). Si, como parece, la operación tiene éxito, IFM estará invirtiendo 5.000 millones en esta compañía.

    Asumiendo un dividendo estable, al precio de la oferta IFM recibirá una rentabilidad por dividendo algo superior al 6%. Esto le va a suponer un ingreso en dividendos de, aproximadamente, 300 millones al año. Asumiendo que IFM, que tiene grandes recursos económicos, financia esta operación al 50% y que el coste de financiación medio es de Euribor + 300 puntos básicos, el coste financiero de esta deuda, después de impuestos, rondará los 56 millones al año (2500 x 3% x 75%). Por lo tanto, el beneficio anual neto de gastos financieros de IFM en esta operación, bajo estos supuestos, debería rondar los 244 millones. En una inversión neta de 2.500 millones esto supone una rentabilidad (apalancada) del 9,76% sobre el capital invertido.

    Con el bono español a 10 años al 0,40%, no parece una mala operación.

    Apostar a lo que otros puedan hacer o dejar de hacer siempre tiene riesgo, así que nosotros solo invertimos en compañías como Euskaltel, Naturgy o Solarpack porque vemos que tienen un potencial a largo plazo. La experiencia nos dice que, si nosotros lo vemos, otros también lo estarán viendo y, antes o después, se lanzarán a comprar nuestras acciones, pagándonos una prima para obtener el control.

    Sin más, esperando que esta carta haya sido de su interés y que pasen un buen verano, me despido hasta la próxima ocasión.

     

Mercados financieros

La Fed acerca la próxima subida de tipos

La Reserva Federal ha incrementado sustancialmente sus expectativas de crecimiento e inflación, aunque con una actitud y un sesgo tranquilo.

Publicado por Ignacio Dolz de Espejo

  • 22 junio, 2021
  • Ignacio Dolz de Espejo | Mutuactivos

    Por Ignacio Dolz de Espejo

    • 22 junio, 2021

    La Fed empieza a acercar su próxima subida de tipos. En su última reunión, el mercado esperaba expectante a ver cómo se posicionaba la institución estadounidense y/o cambiaba su discurso después de los elevados datos de inflación que se han ido publicando los últimos días. Como resultado, la Reserva Federal ha incrementado sustancialmente sus expectativas de crecimiento e inflación, aunque con una actitud y un sesgo tranquilo. Por su parte, el mercado les está comprando tanto que acabarán subiendo tipos como que serán capaces de controlar la inflación. De ahí la subida de los tipos en plazos cortos y bajadas en los largos.

    La mejoría en PIB y precios fue espectacular. La Fed elevó sus expectativas de crecimiento para 2021 del 6,5% al ¡7%! (2022 +3,3%) y las de inflación para este año un ¡1%! arriba hasta 3,4% para bajar al 2,1% en 2022. La inflación subyacente también la elevan desde el 2,2% hasta el 3%.

    Además, mediante la media de las expectativas de los miembros del Comité Federal (los famosos “dots”), la institución adelantó el comienzo de la subida de tipos (dos) a 2023, mientras que en la reunión de marzo apuntaba a 2024. Respecto a la economía, Powell mantuvo un tono optimista, haciendo énfasis en la progresión de la creación de empleo a pesar de algunos malos datos publicados recientemente a los que no dio mucha importancia. Afirmó que “tenemos todos los motivos para pensar que estamos en un mercado laboral con números muy atractivos, con un bajo nivel de desempleo, alta participación y salarios al alza”.

    En un entorno muy positivo de crecimiento, con inflación al alza y algún riesgo de que se descontrole, la Fed sigue aplicando una política monetaria acomodaticia, y no subirá los tipos hasta 2023.

    Riesgo inflacionista

    También reconoció (difícil no hacerlo) que existe el riesgo de que la inflación sea más elevada de lo que esperaban, pero que tienen herramientas para poderlo controlar. Y aquí viene, quizás, la clave. En un entorno muy positivo de crecimiento, con inflación al alza y algún riesgo de que se descontrole, la FED sigue aplicando una política monetaria acomodaticia, y no subirá los tipos hasta 2023. Pero para llegar a subir los tipos, antes debería reducir el “quantitative easing” (compra de activos mediante un proceso normalmente denominado “tapering”). Incluso antes que eso, debería empezar a reducir el tamaño del balance del Banco Central dejando de reinvertir los bonos que han comprado y van venciendo.

    Dicho de otra forma, para pasar de negativo a positivo, tienes que pasar necesariamente por el cero. Powell reconoció que ya están empezando a pensar en iniciar el proceso de “tapering”, pero no tienen prisa. Por ahora, siguen comprando 120.000 millones de bonos al mes, una cifra absolutamente excepcional, provocada por la pandemia que se tendrá que reducir. Para que esa reducción se ponga en marcha se debe anunciar con tiempo, y para que sea lo suficientemente baja como para que tenga sentido empezar a subir tipos, también es necesario que pasen varios meses. Por tanto, si van a empezar a subir tipos en 2023, es posible que el tapering no esté tan lejos como piensa el mercado.

    La Fed acerca la próxima subida de tipos - Blog MutuactivosLa FED sigue aplicando una política monetaria acomodaticia y no subirá los tipos hasta 2023.

    ¿Y cómo se lo toma el mercado?

    Creemos que la subida de la rentabilidad en los plazos cortos de la curva (hasta 5 años) refleja que el mercado cree que la Fed endurecerá la política monetaria. Pero la caída en las expectativas de inflación, la bajada en la rentabilidad en los plazos largos de la curva (10 y 30 años) y el aplanamiento de las curvas reflejaría que también cree que será capaz de controlar la inflación. ¿Y ahora? Lo más razonable es que la inflación se quede en niveles semejantes a los actuales y que la rentabilidad del bono a 10 años suba poco a poco.

Mercados financieros

Atentos a la jugada fiscal: posible impuesto global a las multinacionales

La posible implantación de un tipo mínimo del 15% para las grandes multinacionales y la posibilidad de que se permita recaudarlo donde generen el negocio abre un nuevo debate en el terreno económico y financiero. 

Publicado por Ignacio Dolz de Espejo

  • 15 junio, 2021
  • Ignacio Dolz de Espejo | Mutuactivos

    Por Ignacio Dolz de Espejo

    • 15 junio, 2021

    La posible implantación de un tipo mínimo del 15% para las grandes multinacionales y la posibilidad de que se permita recaudarlo donde generen el negocio abre un nuevo debate en el terreno económico y financiero. El porcentaje de los beneficios generados en el extranjero que las grandes multinacionales americanas han aparcado en paraísos fiscales se ha doblado desde el año 2000 hasta suponer un 63% de lo que generaban en 2018. La OCDE estima que, ese año supuso entre el 4% y el 10% de los ingresos fiscales a nivel mundial o entre 100.000 y 240.000 millones de dólares. Hoy, la carestía de ingresos provenientes de impuestos para las naciones provocada por el Covid unida al gran esfuerzo fiscal de muchos países ha puesto a estas empresas en la diana.

    ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? En 1985 el impuesto de sociedades medio a nivel mundial era del 49%; En 2018, del 24%. Pagar menos impuestos no es negativo per se: el ministro de finanzas de Reagan, Laffer, demostró que, a menores impuestos, mayor recaudación, ya que el país crece más y se reduce la economía sumergida. Pero competir internacionalmente a base de menores impuestos sí ha generado desequilibrios. Irlanda tiene un tipo del 12,5%, y Bermudas del 0%, pero tanto en el primero como en las Islas Caimán y Singapur, algunas desgravaciones llevan al tipo efectivo sobre los beneficios de las compañías extranjeras más bien cerca del 5%. La búsqueda de la eficiencia fiscal y la globalización de las compañías ha incitado a las empresas a tributar donde menos costoso sea.

    Analizándolo desde el lado de las empresas, las multinacionales declaran el 25% de sus beneficios en paraísos fiscales, aunque sólo el 11% de sus activos tangibles y menos del 5% de su personal están en esas naciones. ¿Cómo lo consiguen? Entre otros medios, registrando su propiedad intelectual en esos países y “prestándola” a sus filiales o a las matrices residentes en los países donde tienen la gran masa del negocio. Dado que el peso de la propiedad intelectual es cada vez mayor (videos, streaming, software…), el problema se ha ido haciendo cada vez más grande.

    El porcentaje de los beneficios generados en el extranjero que las grandes multinacionales americanas han aparcado en paraísos fiscales se ha doblado desde el año 2000.

    Impuesto mínimo del 15%

    Hace unos meses, Yanet Yellen, la Secretaría del Tesoro de EE. UU y ex Gobernadora de la Reserva Federal propuso un impuesto de sociedades global mínimo del 15% para reducir el problema, aumentar la recaudación y generar un marco homogéneo a nivel global que evite que cada país decida cuánto quiere recaudar de las multinacionales, como ya están haciendo algunos países europeos. Hace unos días, el G7 aprobó avanzar de manera inmediata hacia ese objetivo y, sorprendentemente, parece que lo pueden conseguir.

    El plan enunciado en el G7 es doble. Por una parte, pretende imponer un impuesto de sociedades de, como mínimo, un 15% y por otra re-alocar el derecho a cobrar impuestos hacia los países donde las multinacionales generan la actividad económica en lugar de donde deciden tributar. El segundo objetivo debería permitir que los países donde estas empresas venden más sean capaces de acaparar mayor proporción de los impuestos.

    Pero, además, quieren establecer un marco de tributación global homogéneo que evite la heterogeneidad que se estaba empezando a imponer.

    Atentos a la jugada fiscal: posible impuesto global a las multinacionales | Blog MutuactivosCompetir internacionalmente a base de menores impuestos ha generado desequilibrios.

    Ganadores y perdedores

    ¿Quién gana y quien pierde? Los primero serían los países donde estas empresas generan muchas ventas y apenas pagan impuestos Los países más pobres también saldrían beneficiados, aunque ya se están quejando de que este sistema es demasiado complicado como para ser efectivo en la práctica para sus haciendas locales.

    Los perdedores más obvios son los paraísos fiscales o países con impuestos de sociedades bajos y/o grandes deducciones fiscales. Bermudas, las Islas Vírgenes Británicas y las Islas Caimán tienen impuestos de sociedades del 0%. No recaudan nada, pero obtienen grandes ingresos de los abogados, financieros y otro tipo de servicios corporativos instalados allí para dar servicio a las empresas. Supusieron el 60% de los ingresos de las Islas Vírgenes en 2018. También perderían países europeos como Irlanda y Chipre, con impuestos de sociedades del 12,5%, y otros como Luxemburgo y Holanda, que han creado sistemas que permiten estructuras fiscales que ayudan a las empresas a pagar menos impuestos.

Mercados financieros

Carteras protegidas ante la amenaza de los tipos y la inflación

En Mutuactivos continuamos siendo optimistas respecto a la recuperación económica, no obstante, protegemos nuestras carteras ante la amenaza de los tipos y la inflación.

Publicado por Mutuactivos

  • 08 junio, 2021
  • Autor Blog Mutuactivos

    Por Mutuactivos

    • 08 junio, 2021

    En Mutuactivos continuamos siendo optimistas respecto a la recuperación económica. No obstante, a la hora de abordar la construcción de nuestras carteras de inversión nos mostramos prudentes, ante riesgos como los tipos de interés o la inflación.

    Nuestra opinión base es que no creemos que la inflación vaya a despuntar de manera estructural, sino que solo asistiremos a un repunte transitorio. No obstante, hay numerosos factores que influyen en la formación de precios y que debemos tener en cuenta. Uno de los aspectos, quizás el más importante, que influye en el análisis de la evolución futura de los precios es el tamaño de la política fiscal de Biden, el mayor en época de paz de la historia. Igualmente, debemos tener en cuenta que cada vez hay menos globalización de la mano de obra, la escasez de dicha mano de obra o los problemas en las cadenas de suministro.

    A la incertidumbre de la inflación se suma también la posible evolución de los tipos de interés.

    A la incertidumbre de la inflación se suma también la posible evolución de los tipos de interés, en estos momentos en mínimos históricos, pero que podrían elevarse si la inflación comenzara a subir más de lo descontado por los mercados. No lo vemos como el escenario más probable, pero si la inflación sorprende con datos muy elevados o se queda estructuralmente por encima del 2%, los bancos centrales acabarían teniendo que enfriar la economía y eso sería negativo para las bolsas.

    Carteras protegidas ante la amenaza de los tipos y la inflación - Blog MutuactivosA la incertidumbre de la inflación se suma también la posible evolución de los tipos de interés

    En cuanto a gestión patrimonial, el contexto actual invita a asumir más riesgo y a hacer gestión activa. En renta fija, estamos obteniendo rentabilidades muy buenas en nuestros fondos gracias a dicha gestión. Este año, una de las estrategias por las que hemos apostado es por la de proteger las carteras con swaps de inflación.   

    En renta variable, mantenemos nuestra apuesta por tres temáticas: las compañías que se beneficiarán de una vuelta a la normalidad (hoteleras, aerolíneas…), las que centran sus negocios en torno a la transición energética y las que centran sus negocios en ámbitos disruptivos (tecnología, salud, etc.).

Mutua Madrileña

Saca partido a tus ahorros como lo hace Mutua Madrileña

Saber más