/on/salud/mascarilla inteligente de LG
12 DE FEBRERO |

LG desarrolla su mascarilla inteligente

LG ha desarrollado una mascarilla inteligente capaz de renovar su aire de forma permanente y con una autonomía de 8 horas que ayuda a prevenir tanto el Covid como filtrar polvo, polen o alérgenos.

La mascarilla para prevenir la propagación de la Covid-19 ha pasado a formar parte de nuestra vida cotidiana, pero solemos quejarnos de la sensación de estar inhalando aire viciado. De ahí que estén comenzando a surgir las primeras mascarillas inteligentes, dotadas de una tecnología capaz de proteger contra la contaminación y los virus. Hasta la fecha, ha habido varios intentos de mejorar las mascarillas. Científicos del CSIC, por ejemplo, desarrollaron una con nanofibras, capaz de filtrar el aire diez veces más que las convencionales, pero ahora, la empresa coreana LG ha dado un paso más con la PuriCare Wearable Air Purifier en la que ha empleado la tecnología más puntera para garantizar que cada bocanada de aire sea fresca. En España, ya está disponible para su compra, por 159,03 euros, aunque las entregas se realizarán a partir del 20 de febrero de este año.

mascarilla inteligente de LG- ÓN

Se trata de una mascarilla de tamaño grande, y bastante más pesada que la desechable, 126 gramos; con tira ajustable y dos filtros HEPA 13 con capacidad de filtrado de 99,7% de virus y 99% de bacterias, además de filtrar polvo, polen y alérgenos. También lleva dos ventiladores laterales para mover el aire y una batería que debería durar hasta 8 horas de uso continuado.

La idea inicial de LG era fabricar una mascarilla para usar en ciudades muy contaminadas, como las del sur de Corea. Sin embargo, con la aparición del coronavirus la compañía coreana le ha dado un nuevo uso. Y, a pesar de no disponer aún de la homologación correspondiente que certifique su eficacia contra el coronavirus, todo indica que en breve la conseguirá.

Se trata de una mascarilla de tamaño grande, con tira ajustable y dos filtros HEPA 13 con capacidad de filtrado de 99,7% de virus y 99% de bacterias, además de filtrar polvo, polen y alérgenos.

Diseñada para limpiar el aire que inhalamos a la vez que facilita la respiración, como lo hacemos cuando no usamos una mascarilla, tiene un sensor respiratorio que rastrea el ritmo al que se está respirando y la cantidad de aire que se está inhalando. En consecuencia, los dos ventiladores (uno a cada lado de la cara) de tres velocidades ajustan su propio ritmo para renovar el flujo de aire. Con tan solo un clic, giran más rápido cuando se inhala para aportar más aire, y se ralentizan para reducir la resistencia al exhalar con el objetivo de limpiar el aire que respiramos. LG recomienda la velocidad baja para cuando estamos sentados, de tal forma que la duración de la batería será la máxima, hasta alcanzar unas 8 horas, según el fabricante. La velocidad media, para caminar a ritmo normal. En este caso, la batería dura 6 horas y, por último, velocidad alta, para caminar a ritmo rápido. La firma dice que la batería en este modo dura 4 horas.

Los diseñadores, por otro lado, realizaron un exhaustivo análisis de la fisionomía facial con el fin de desarrollar una mascarilla ergonómica, lo suficientemente cómoda para usar durante horas, pero a la vez, herméticamente ajustada para no tentarnos a manipularla constantemente con las manos y para impedir que el aire impuro se filtre por ningún hueco. También viene dotada de un sistema anti-vaho que impide que se empañen las gafas.

La mascarilla se recarga en su funda, mientras las luces LED ultravioleta desinfectan todo el exterior, de modo que no tienes que ocuparte de lavarla nunca. Solo es necesario cambiar los filtros, pero hay incluso una aplicación que puede indicarte cuándo hacerlo. Eso sí, los filtros y la funda se venden aparte (los filtros HEP 13 cuestan 12 euros por 2 unidades y pueden durar hasta 1 mes. En cuanto al filtro interior, que debe cambiarse cada 7 días, el precio es de 12 euros por 30 unidades. Y la funda especial para la mascarilla que elimina gérmenes por luces UV-LED cuesta 120 euros).

Hay que tener en cuenta que, a pesar de poder parecer en principio un poco costosa, la mascarilla LG PuriCare Air Purifying Mask no es una simple mascarilla de tela; está fabricada con componentes totalmente reciclables y reemplazables, desde los filtros hasta las correas de las orejas, generando un 90% menos de residuos al mes con respecto a las mascarillas higiénicas desechables y siendo indefinidamente reutilizables. Pero, la propia firma advierte de que la mascarilla no se puede mojar por riesgo para los componentes electrónicos, por lo que no se puede usar cuando llueve.

Logo ON_autor

Mutua Madrileña

Comité de contenidos