/on/cuidarme mejor/medio ambiente/reciclaje/como reciclar electronica
22 DE ENERO |

Cómo deshacernos de la basura electrónica

En ocasiones, reciclar la basura electrónica puede convertirse en dolor de cabeza, sin embargo, existen procedimientos que nos ayudan a deshacernos de este tipo de residuos.

Los avances tecnológicos siempre traen gadgets de última generación que nos resultan irresistibles y nuevos productos que nos invitan a actualizar los que tenemos. Pero ¿qué hacemos con nuestros aparatos electrónicos viejos? ¿Qué contenedor les corresponde?

Todos los desechos electrónicos están compuestos de químicos peligrosos como plomo, cadmio, berilio, mercurio... y su eliminación aumenta de manera inadecuada las posibilidades de que estos químicos peligrosos contaminen el suelo y el aire y se filtren en el agua.

Cómo reciclar los aparatos electrónicos- ÓN

Si nuestra basura electrónica (televisores, lavadoras y refrigeradores, teléfonos móviles, monitores de ordenador, impresoras, escáneres, consolas, reproductores de MP3, cargadores, auriculares, placas base, CD...) termina depositada en un vertedero, tenderá a filtrarse cuando el agua pase a través de él recogiendo oligoelementos. Después de lo cual el agua del vertedero contaminado alcanza el agua subterránea natural aumentando los niveles tóxicos y esto puede ser dañino si llega a los depósitos de agua potable. Otras veces estos desechos electrónicos acaban yendo a países del tercer mundo, disfrazados de filantropía.

Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, solo se recicla el 20% de los 44,7 millones de toneladas de residuos electrónicos que producimos. EE.UU., China, Alemania, Japón e India son los principales generadores de desechos electrónicos en el mundo y, aunque España no esté en este ranking, cada ciudadano español produce unos 10 kilos de estos residuos cada año y solo reciclamos el 21 por 100 de la chatarra electrónica que producimos frente al 35 por 100 que lo hacen en Europa.

Búsqueda de una segunda vida para los aparatos que se han quedado obsoletos vendiéndolos a través de mercados online.

Para deshacernos de forma correcta de nuestros desechos electrónicos podemos, o bien contactar con alguna empesa experta como Natura Activa que se responsabiliza de todo el proceso (muy útil sobre todo para las empresas), o hacerlo a nivel individual, eligiendo alguna de estas opciones:

1. Reciclar. Debe ser la primera opción. Este tipo de aparatos electrónicos debe ser llevado a un reciclador de desechos electrónicos certificado oficialmente por la Red de Acción de Basilea (BAN). Se trata de una organización de vigilancia del reciclaje de productos electrónicos que supervisa dónde terminan los desechos electrónicos después de ser “reciclados”. Desafortunadamente, con demasiada frecuencia, los desechos electrónicos de países ricos como los EE. UU. se envían por alta mar a países del tercer mundo, a instalaciones que recuperan materiales como acero y aluminio para venderlo, a un gran coste tanto para la salud de los trabajadores y el planeta. Aquí, se puede llevar el dispositivo a un punto limpio de tu localidad. Para saber dónde se encuentran, puedes consultarlo en la web de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en el apartado destinado a localizar los puntos limpios mediante un buscador.

Antes de reciclar, conviene, como precaución, actualizar el ordenador en lugar de simplemente reemplazarlo, formatear toda la información personal de los archivos antes de desecharlo y, en relación a los gadgets, quitar las baterías antes de deshacerte de ellos. En muchas ciudades ya hay también organizaciones que han comenzado a asignar un determinado día y lugar para que los ciudadanos conscientes del medio ambiente dejen sus desechos electrónicos.

2. Vender. Otra opción es la búsqueda de una segunda vida para los aparatos que se le han quedado obsoletos vendiéndolos a través de mercados online como Vibbo, Wallapop o eBay. También hay tiendas especializadas que adquieren sobre todo videojuegos viejos. Siempre puede haber personas interesadas en adquirir lo que a otros ya no le es útil y, además, ganar algo de dinero.

3. Donar. Entregar aparatos tecnológicos que ya no se utilizan a ONG, centros de personas mayores, estudiantes con pocos recursos... Pero, antes de hacerlo, es importante verificar que el aparato funciona y que no lleva ninguna información personal. Ya existen muchas organizaciones y empresas que ofrecen programas de donación electrónica. En Francia, por ejemplo, el gobierno ha puesto en marcha la economía circular con una nueva normativa para donar los millones de productos que no llegan a venderse (entre los que se encuentran muchos electrodomésticos) en lugar de destruirlos.

4. Reparar. Los aparatos electrónicos están formados por partes y muchas veces acudiendo a un servicio técnico nos pueden reparar la pantalla del Smartphone, la torre del ordenador, el ratón, teclado... y dar así una segunda oportunidad a estos aparatos electrónicos.

5. Cambiar. Muchas compañías electrónicas siguen una política de intercambio por la cual recuperan sus viejos dispositivos cuando compra una versión posterior, ofreciendo incluso algún tipo de descuento por la nueva compra. Ejemplo de ello es el programa Daisy, puesto en marcha por Apple para identificar las piezas rotas y dar una segunda oportunidad a los iPhone antiguos mientras sus dueños consiguen descuentos para futuras compras.

Logo ON_autor

Mutua Madrileña

Comité de contenidos