Mutuactivos

POST DESTACADO

Quiero ahorrar, ¿por dónde empiezo?

Mutuactivos

Ponerle empeño y dedicación es fundamental para abordar cualquier reto que uno se proponga. En el ámbito de la planificación financiera, querer ahorrar es un buen punto de partida. Pero antes de hacerlo a lo “loco”, conviene seguir una pequeña lista de consejos básicos. Puesto que cada ahorrador tiene unas peculiaridades, para abordar una correcta planificación financiera es necesario hacer un asesoramiento y análisis personalizado, modelo por el que apostamos en Mutuactivos.

De forma resumida, para realizar una planificación patrimonial hay que tener en cuenta, entre otros, los siguientes factores:

Determinar cuál es nuestro perfil de riesgo, es decir, cuál es el nivel de riesgo que queremos y podemos asumir con la inversión. Para ello es necesario que un profesional, a través de su asesoramiento, pueda determinar cuál es este perfil a través de un análisis profundo de su situación financiera y características personales.

Capacidad de ahorro: conocer cuáles son los ingresos periódicos y los gastos familiares es fundamental para saber el porcentaje de liquidez con el que cuenta el inversor y sus necesidades.  Esto determinará la cantidad de ahorro que se desea invertir y los objetivos de la inversión.

Horizonte temporal de la inversión: las propuestas de inversión varían en función del horizonte temporal en el que se pueda y se quiera invertir. La composición de una cartera diversificada tiene sentido si se hace con vistas al medio-largo plazo, con lo que no se deben comprometer cantidades de dinero que se vayan a necesitar a corto. El horizonte temporal también afecta al riesgo asumido de la inversión.

Determinar los objetivos de rentabilidad y de riesgo: es importante definir la rentabilidad objetivo y cuánto riesgo se está dispuesto a asumir.

Elección de los productos y del proveedor adecuado. En este punto es aconsejable valorar factores como las comisiones de los productos, su rentabilidad histórica, la fiscalidad y la solvencia de la entidad que los ofrece. Igualmente, conocer cómo funciona un instrumento financiero antes de inversión en él es imprescindible. De ahí que sea de especial relevancia contar con el apoyo de un asesor profesional, que ayude en la toma de decisiones.

Seguimiento de la cartera de inversión: las circunstancias personales, los objetivos, necesidades financieras y los propios mercados pueden cambiar, por lo que es fundamental hacer un seguimiento de la planificación del ahorro y de la cartera construida.