902 555 028 / 91 557 82 51

Portal de asistencias. Ir a la página de inicio

Persianas limpias y cuidadas

Limpiar las persianas de las ventanas es una de las tareas más engorrosas del hogar...

Limpiar las persianas de las ventanas es una de las tareas más engorrosas del hogar. No basta con bajar las persianas cuando llueve para mantenerlas limpias.

La limpieza interior de las persianas es muy sencilla y debe hacerse con frecuencia ya que no supone gran esfuerzo. Primero se quita el polvo con un paño seco o usando un aspirador. Después se limpia a fondo utilizando el producto adecuado según el material de la persiana y, por último, se seca para no dejar marcas de agua.

La limpieza exterior de la persiana es similar a la interior pero se hace un poco más complicada si es difícil o imposible acceder a esa parte. En este caso, se abrirá la tapa del tambor de la persiana y se limpiará por ahí. La limpieza se hace por tramos. Se irá enrollando poco a poco limpiando cada parte de igual forma. Antes de cambiar de un tramo a otro, se debe secar bien esa parte que se acaba de limpiar.

Puedes aprovechar que abres la tapa del tambor para revisar el estado de la cinta de la persiana, con el tiempo y el uso la correa se desgasta. Si está en muy mal estado te recomendamos cambiarla, de esta manera evitarás que la cinta llegue a romperse con la incomodidad de tener una persiana sin movilidad.

Volver