/on/mejorar mi casa/robotica/casa impresa 3d
08 DE SEPTIEMBRE |

La primera casa impresa en 3D que reduce tiempo y costes

República Checa es el país donde se ha creado la primera casa a través de impresoras 3D.

La tecnología de impresión 3D se asienta no solo en sectores como la salud con la impresión de mascarillas o, incluso, con la creación de órganos. Y es que también impacta en la revolución de la construcción mega rápida y sostenible. Prueba de ello, es la fabricación de la primera casa impresa en 3D, de 43 m2, parcialmente autosuficiente y habitable de forma permanente por lo menos durante 100 años.

Aunque la fabricación de casas impresas en 3D ha ido despegando poco a poco, hasta ahora solo se habían presentado viviendas con las paredes en 3D. De ahí que la construcción de la primera casa completa, impresa en 3D, haya supuesto una revolución en el mercado.

La primera casa impresa en 3D que reduce tiempo y costes - ÓN

La vivienda, llamada Prvok (Protozoon), es flotante y obra del escultor Michal Trpak y la constructora Stavebni Sporitelna Ceske, de la República Checa. Entre los dos, han logrado reducir los tiempos y costes de fabricación significativamente.

La casa, que consta de un salón-comedor con cocina, un dormitorio y un baño, podría situarse tanto en la ciudad como en el campo o el agua (en muelles flotantes para aumentar el área de construcción) y ofrece tecnologías ecológicas como ducha de recirculación, control remoto, techo verde, así como depósitos para agua potable y aguas residuales.

En tan solo 22 horas se elaboró la estructura de la vivienda imprimiéndose las paredes con capas internas y externas y rellenando el centro con 17 toneladas de hormigón. Después se han necesitado unos 28 días para solidificarse por completo, con una resistencia es capaz de soportar el equivalente a una avalancha de nieve.

 La constructora checa asegura que este tipo de vivienda, cuyo precio de producción en serie puede resultar la mitad del coste de una casa común, se construye siete veces más rápida que una casa de ladrillo; de hecho, solo requiere unos 25 trabajadores mientras que, en una casa similar, de construcción convencional necesitaría unos 40. Por otro lado, genera hasta un 20% menos de emisiones de CO2, (muy afín a las pretensiones de la Unión Europea de reducirlas en un 30% para 2030) y crea muchos menos residuos de construcción y demolición. Y si, en el futuro, los propietarios quieren deshacerse de la casa, pueden aplastarla e imprimirla nuevamente con el mismo material o reciclarlo.

La firma checa ha logrado desarrollar un brazo robótico de fabricación de automóviles capaz de imprimir a una velocidad de 15 cm por segundo y también ha creado para la impresión, una nueva mezcla enriquecida con fibras de nano-polipropileno, plastificantes que mejoran la plasticidad y producen mejores formas orgánicas, y un acelerador de fraguado. 

Las casas fabricadas con la tecnología de impresión en 3D, y en las que se puede automatizar la producción, pueden ser la mejor alternativa en Europa, donde los empleados cualificados en la construcción van disminuyendo a la vez que aumenta la demanda de construcción. Además, el 3D ofrece la posibilidad de personalizar su estética, al ser sus paredes asimétricas, no hay necesidad de que las líneas y los ángulos sean obligatoriamente rectos. Otra ventaja es su construcción in situ y que los fallos se minimizan… Sin embargo, aún cuentan con ciertas desventajas respecto a la construcción clásica como que suelen ser solo de una planta, que siguen necesitando una base sólida y nivelada para poder fabricarse y otros muchos productos especializados; además de cumplir los elementos externos como los estándares normativos de edificación que exigen los países desarrollados.

Como dato curioso, la casa impresa en 3D más grande del mundo se encuentra en Dubai. Tiene 9,5 metros de altura y una superficie de 640 m². Se tardaron 17 días para imprimir las paredes y se rellenaron de hormigón para soportar condiciones climáticas extremas. El proyecto fue desarrollado por Apis Cor, quien participó en el Printer Habitat Challenge de la NASA, cuando la NASA buscaba formas de construir edificios impresos en 3D en Marte.

Logo ON_autor

Mutua Madrileña

Comité de contenidos