Mutuactivos

Productos y Servicios

Volver

No esperes a final de año: aporta ya a tu plan de pensiones

Mutuactivos

Quedan tres meses para que termine el año. Es el momento ideal para pensar en aportar a tu plan de pensiones. Además de apoyar el necesario ahorro complementario que necesita tu pensión pública, la inversión te aportará beneficios fiscales de cara a la Declaración de la Renta. Aprovéchalos y aporta ya.

La sostenibilidad de las pensiones públicas se tambalea, con lo que cada vez son más las instituciones y organismos que recomiendan ahorrar de forma privada como tarea necesaria para complementar la cuantía de pensión pública de jubilación que nos concederá el Estado. Por todo ello, conviene empezar a hacer aportaciones a productos de ahorro privados cuanto antes. En Mutuactivos, contamos con las herramientas y los vehículos necesarios para ayudarte.

Variada gama de productos

En cuanto a producto específico para la jubilación, en Mutuactivos disponemos de cinco planes de pensiones para los diversos perfiles de inversión que existen:

Para conservadores: Fondomutua Conservador, un plan de pensiones de renta fija que busca preservar en todo momento el patrimonio de sus partícipes.

Para inversores de perfil moderado: Fondomutua, de renta fija mixta, o Fondomutua Moderado, de renta variable mixta, dos planes con un binomio riesgo-rentabilidad equilibrado.

Para inversores de perfil dinámico: Fondomutua Dinámico y Fondomutua Renta Variable Global, ambos de renta variable. Dos planes adecuados para los inversores más jóvenes, a los que les quede todavía mucho tiempo para jubilarse.

Además otra de las propuestas de Mutuactivos es ahorrar a través del Plan de Previsión Asegurado (PPA), un producto que garantiza el capital invertido y una rentabilidad fija (que se sitúa en la actualidad en el 0,8%, neta de comisiones).

Gestión de calidad

En Mutuactivos, la filosofía de gestión de nuestros vehículos pensados con vistas a ahorrar para la jubilación se define por la gestión activa, rigurosa y eficiente, la preservación del capital, el estricto control del riesgo y la aplicación de comisiones bajas, muy competitivas, lo que permite mantener rendimientos atractivos, habitualmente por encima de la inflación y sostenidos a lo largo del tiempo.