Mutuactivos

Productos y Servicios

Volver

Diferencias entre un PPA y un plan de pensiones

Ricardo González

PPA. Estas siglas, que hacen referencia a un interesante producto de ahorro a largo plazo, son todavía desconocidas para muchos ahorradores particulares. Responden al nombre de Plan de Previsión Asegurado, un producto financiero con algunas semejanzas con los planes de pensiones y otras grandes diferencias, que está creciendo mucho en los últimos años. Sólo en 2013, el ahorro gestionado en PPA´s creció un 14,13%, hasta alcanzar los 12.786 millones de euros. Si todavía no sabe cómo funciona, dedique unos minutos a conocer sus características y peculiaridades y sus principales diferencias con los planes de pensiones.

La principal semejanza entre PPA´s y planes de pensiones es que ambos son vehículos expresamente creados para canalizar el ahorro privado con vistas a la jubilación. Los PPA´s, sin embargo, que garantizan el capital invertido más una rentabilidad fija mínima durante toda la vida del producto y que es revisable periódicamente. Esta es, de hecho, la diferencia más importante que presentan con los planes de pensiones que, salvo en la categoría de garantizados, no protegen el capital invertido ni presentan rentabilidad fija.

Esta peculiaridad de los PPA´S (garantía de capital y de tipo de interés) ha sido el principal aliciente que ha movido a muchos ahorradores a apostar por ellos en los últimos años. El PPA es el único producto que se encuentra entre los llamados vehículos de previsión social que cuenta con un interés garantizado para el cliente. De este modo, permite planificar la jubilación de forma tranquila, con la seguridad de disponer de una rentabilidad garantizada hasta la jubilación y con una rentabilidad anual adicional, dependiendo de la evolución de los tipos de interés.

El Plan de Previsión Asegurado que comercializa Mutua Madrileña ofrece, por ejemplo, una rentabilidad bruta garantizada trimestralmente, que en estos momentos se sitúa en el 2,75%, muy por encima del rendimiento de los depósitos a plazo, que presentan un interés medio del 0,96% para plazos de un año o de las Letras del Tesoro, cuyo interés quedó fijado en el 0,60% en la última subasta. 

Otra característica del PPA es su flexibilidad, ya que se puede crear prácticamente a la carta, en cuanto a plazo y posibilidades de inversión se refiere. En la actualidad, los PPA´s con interés fijo son los que más demanda presentan. Aunque algunas aseguradoras también cuentan en su abanico de productos con PPA´s que dan un interés fijo mínimo pero vinculan una parte adicional de su rentabilidad a la Bolsa.

Igual fiscalidad
La principal semejanza del PPA con el plan de pensiones es, por su parte, la fiscalidad. Las aportaciones anuales realizadas en ambos productos son deducibles de la base imponible del IRPF. En el territorio general del Estado, los contribuyentes de hasta 50 años de edad pueden deducirse hasta 10.000 euros anuales o el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio. Para mayores de 50 años, el porcentaje se eleva al 50% de los ingresos o 12.500 euros anuales. Precisamente por esta coincidencia entre ambos productos, la ley permite a los contribuyentes traspasar su ahorro acumulado de planes de pensiones a PPA´s,  o viceversa, sin coste fiscal, una práctica que están aprovechando numerosos ahorradores.