Mutuactivos

Mercados Financieros

Volver

Invertir en una cartera de fondos de inversión

Mutuactivos

Planificar correctamente nuestras inversiones es una tarea fundamental que requiere de mucha dedicación y conocimiento acerca de los mercados, de los distintos activos financieros y de las necesidades, expectativas, horizonte temporal y perfil del inversor. Es necesario un análisis exhaustivo tanto a nivel personal del propio inversor como a nivel general de las circunstancias de mercado en las que nos encontramos en cada momento. Todo ello debe conducirnos a seleccionar uno u otro tipo de activo con el fin de optimizar el binomio rentabilidad-riesgo del inversor. Conocer el universo de activos sobre los que construir los cimientos de nuestra cartera es un trabajo complejo.

 

En este sentido, los fondos de inversión constituyen, sin duda alguna, el vehículo más adecuado para la canalización de las inversiones patrimoniales a medio y largo plazo. Entre otras bondades, el fondo de inversión permite al pequeño inversor acceder a los mismos mercados y beneficiarse de las mismas ventajas que obtienen los grandes inversores sin llegar a tener tanto conocimiento e información.

 

La riqueza de activos que ofrece un fondo de inversión no es comparable a ningún otro tipo de activo entre otras bondades por la amplísima diversificación y abanico de activos que ofrece, las ventajas fiscales que conlleva invertir vía fondos de inversión y la flexibilidad de adecuar rápidamente el tipo de cartera seleccionado a las circunstancias personales del cliente en distintas etapas de sus necesidades económicas personales.

 

Un inversor debe planificar su futuro siempre, pero, lógicamente, a medida que pasa el tiempo, sus circunstancias varían. La grandísima ventaja de invertir a través de una cartera de fondos de inversión es que podemos variar su composición. Así, si necesita liquidez su cartera será algo más conservadora o, por lo contrario, si puede permitirse no necesitar liquidez, su cartera tendrá un perfil más agresivo. Todas estas connotaciones de un mismo inversor varían a lo largo del tiempo. La posibilidad de reestructurar la cartera es una ventaja grandísima frente a otro tipo de inversiones, porque el éxito de una buena composición de cartera no sólo se basa en la selección de fondos sino en la elección del momento más adecuado a la hora de incorporar o sacar un fondo de la cartera.

 

Invertir a través de una cartera de fondos de inversión ofrece una serie de bondades que hemos mencionado anteriormente, aunque no hemos recalcado un aspecto fundamental que son las ventajas fiscales de la misma: los traspasos entre fondos de inversión domiciliados en España o SICAV´s registradas con más de 500 accionistas permiten mantener la antigüedad de la inversión y no tributar por las plusvalías en caso de traspasar patrimonio de un vehículo a otro. Por lo tanto, invertir a través de una cartera de fondos implica no incurrir en costes fiscales.

En términos generales, consideramos muy beneficioso en todos los aspectos gestionar un patrimonio a través de una cartera de fondos de inversión bien distribuida en la que el riesgo se reparta adecuadamente en los diferentes instrumentos financieros para lograr un equilibrio de inversión ad hoc a la rentabilidad deseada.