Mutuactivos

Mercados Financieros

Volver

De tu palabra me fío

Mutuactivos

Estas palabras son las que parecen decir los mercados al presidente del BCE después de lo ocurrido en el último mes.
Durante este verano hemos visto que la economía europea crecía menos de lo previsto, siendo la desaceleración especialmente dura en Italia y Francia, donde podemos hablar nuevamente de recesión. Alemania desacelera hasta un crecimiento de tan sólo el 0,40% en el último año, mientras que España muestra signos de fortaleza, creciendo el 1,2% en el último año.

A los malos datos económicos, hay que añadir todos los eventos geopolíticos acaecidos, como son el conflicto entre Rusia y Ucrania, el de Iraq, Libia, Gaza y por si fuera poco la alarma social creada en Europa por los contagios por el virus del ébola.

En la primera semana de agosto, los mercados corrigieron significativamente, asustados ante todos estos sucesos y su posible impacto en la incipiente recuperación europea, llegando a caer la renta variable hasta un 10%. A pesar de los riesgos latentes, los mercados, tanto los de renta variable como los de crédito, han alcanzado los niveles que tuvieron a principio de ese mes. Todo ello con la idea de que si el entorno se deteriora, el BCE puede sacar toda su artillería: los tipos de interés han liquidado mínimos históricos, más liquidez para los bancos que presten, compras de “ABS” (títulos de renta fija respaldados por activos físicos), o incluso compras de activos de renta fija. Esa visión de que el BCE pueda usar más munición también se ha trasladado a los mercados de divisas, donde se ha visto una fuerte depreciación del Euro a la espera de que el BCE inunde de liquidez el sistema.

Más cerca de la economía real

Toda esta liquidez que se inyecta en los mercados parece que nunca llega a la economía real, pero el proceso es lento y ahora empezamos a ver en algunos indicadores. El más claro es que la prima de riesgo española, que llegó a estar en 600 puntos, ahora está en 140 y donde España se financiaba al 6% a 10 años, ahora se financia ¡al 2,4%! A tres meses ya se financia al 0%. Sí, han leído bien, ¡0%! ¿Y cómo es eso posible? Pues gracias al BCE, que cobra a los bancos que guardan sus reservas en lugar de prestarlas a la economía real y, así, les obliga a prestar el dinero a alguien con tal de no dejarlo en el BCE. Por lo tanto, tengamos paciencia, que esa financiación poco a poco ya está llegando a la economía real.

La confianza en el Banco Central es máxima y ya se oyen conversaciones diciendo: “Draghi, de tu palabra me fío”.