Mutuactivos

Actualidad

Volver

Aprovechamos el “rally” para reducir posiciones

Mutuactivos

A pesar de que los datos macroeconómicos recientes confirman una notable desaceleración económica a nivel global, el cambio en el sesgo de la política monetaria de los principales bancos centrales, el aumento de estímulos económicos en China y el posicionamiento de los inversores tras las fuertes caídas de finales de 2018 han propiciado una fuerte recuperación de los mercados desde principios del año.

Paradójicamente, mientras los mercados de renta variable y de crédito parecen descontar una vuelta a la senda de crecimiento y la complacencia de los mercados ha llevado a la volatilidad nuevamente a zona de mínimos, la estructura de las curvas de tipos de interés, prácticamente planas, sigue generando serias dudas sobre el escenario macroeconómico.

En Mutuactivos creemos que esta combinación, de mayor incertidumbre, menores expectativas de crecimiento y, sobre todo, unas valoraciones que han vuelto a zona de máximos hacen recomendable adoptar un posicionamiento más conservador en las carteras. De este modo, igual que aprovechamos las caídas de diciembre para subir la ponderación en activos de riesgo, ahora estamos aprovechando el "rally" para reducir riesgo a la espera de mejores oportunidades de inversión.

Aunque creemos que, en general, las bolsas ofrecen poco potencial y las recientes subidas tienen difícil justificación en un contexto en el que los beneficios empresariales apenas crecen, pensamos que las valoraciones de algunas compañías cíclicas descuentan un escenario excesivamente pesimista. También seguimos encontrando valor en situaciones especiales, donde nuestro conocimiento de los negocios nos confiere cierta ventaja a la hora de identificar oportunidades

Mantenemos nuestra apuesta por el sector financiero, aunque, dadas las expectativas de tipos de interés a corto plazo, preferimos estructurarla mediante instrumentos que ofrecen un mejor perfil de rentabilidad-riesgo que la bolsa, como la deuda subordinada, las opciones o los futuros de dividendos.

En renta fija, mantenemos bajos niveles de duración, con preferencia por la curva americana sobre la europea. Pensamos que, en un escenario de crisis, el bono americano, que cotiza a niveles del 2,5%, tiene mayor potencial que el Bund, que cotiza a tipo cero, lo que implica una rentabilidad real negativa a diez años. Estamos aprovechando el estrechamiento en los diferenciales para continuar reduciendo la exposición a crédito.  Creemos que, en términos generales, el crédito está caro y los diferenciales no reflejan el riesgo asociado al creciente endeudamiento de las compañías ni la escasa liquidez de los mercados.

Aunque, a pesar de la fuerte recuperación del crudo y el notable crecimiento en los salarios, la inflación se mantiene por debajo de los objetivos marcados por los bancos centrales, seguimos manteniendo posiciones largas en swaps de inflación como una cobertura de bajo coste.