Mutuactivos

Actualidad

Volver

Revalorizaciones de doble dígito

Jaime de León Calleja

“Mayo es siempre un buen mes para deshacer posiciones en bolsa y para volver a comprar en noviembre”. Este dicho anglosajón  a veces ha sido muy útil en los mercados financieros y algunos estrategas han hecho esta misma recomendación  después del gran comportamiento de las principales bolsas mundiales en los primeros meses del año. El mercado, pese a algunos importantes contratiempos como la desaceleración macroeconómica en Estados Unidos o las tensiones geopolíticas en Rusia e Irak se muestra fuerte gracias, sobre todo, a las medidas expansivas de los principales bancos centrales en todo el mundo y la tremenda liquidez que hay en el sistema. 

Ahora ha llegado el verano, un periodo históricamente volátil y de poco volumen, y  los gestores nos preguntamos si ha llegado el momento de prepararnos  para otra corrección en los mercados después de la vivida en enero. Hay señales que invitan a tomar una posición conservadora en el corto plazo:

1-El mercado está en máximos.
2-El índice de volatilidad que mide el nivel de aversión al riesgo (VIX)  está en mínimos.
3- Los bonos están en máximos de precio y mínimos de rentabilidad (en el caso español, la prima de riesgo está en mínimos).
4- La actividad corporativa es muy alta,  tanto en salidas  a bolsa (OPVS ), como en colocaciones o emisión de bonos corporativos.
5- La Bolsa, en valoración absoluta, ya no está barata y necesitamos ver crecimiento en beneficios para justificar el precio actual.

Todos estos factores pueden provocar una corrección del mercado en el corto plazo. Pero la visión de Mutuactivos a largo plazo sigue siendo positiva para la renta variable. La valoración relativa contra otros activos como la renta fija o el crédito, así como las políticas monetarias de los bancos centrales, nos llevan a pensar de esta manera. Precisamente, esta intervención  de los bancos centrales está “obligando” a los gestores a tomar riesgos en sus inversiones ante la baja rentabilidad de la renta fija.

Esperamos que la economía estadounidense tenga una segunda parte del año fuerte gracias a un repunte del consumo y que esto pueda ayudar a toda la economía mundial (el consumidor norteamericano representa casi el 20% de la economía mundial). En Europa creemos que las políticas orientadas a la austeridad serán sustituidas por otras centradas en el crecimiento económico: bajada de impuestos y medidas para incentivar el empleo (el año que viene hay elecciones en la mayor parte de los países europeos y vemos difícil que los gobiernos en el poder renueven su mandato si la economía sigue débil). Si esto sucede, el potencial de Europa es muy importante.

Aunque el verano puede ser volátil, nuestra visión sobre la inversión en renta variable a medio plazo no ha cambiado y esperamos que 2014 sea un año de revalorizaciones de doble dígito en la principales plazas mundiales.