Mutuactivos

Actualidad

Volver

Luces y sombras

Jaime de León Calleja

El mes de abril de 2014 ha sido volátil, con un comienzo y final alcista para los mercados y una semana, a mediados de mes, de dudas y caídas de los índices,  provocadas por la tensión geopolítica entre Ucrania y Rusia. El  segundo trimestre del año ha empezado con fuerza, con subidas lideradas por los índices emergentes y Japón. Por fin, hemos visto entradas de capital   en los mercados emergentes (2.500 millones  dólares),  liderados por Brasil e India,  tras 21 semanas previas de salidas. Noticia positiva y muy relevante,  ya que han sido precisamente los mercados emergentes los que, con continuas salidas de flujos por dudas en su crecimiento  y las tensiones geopolíticas, los que más han pesado a los mercados en los primeros meses del año.
No obstante este importantísimo dato, el comienzo de  mes ha tenido  de protagonista  al BCE y a su presidente Mario Draghi. Tras el dato de inflación de marzo (0,5%), la expectación de cara a las posibles medidas no convencionales que pudiera tomar el BCE han sido altas, si bien la mayoría de los economistas no esperaban medidas concretas. Y  ello,  a pesar de, por un lado, las declaraciones de miembros del BCE más proclives a políticas no ortodoxas, y por otro, del propio Fondo Monetario Internacional  animando  al Banco Central Europeo a tomar medidas más  radicales para evitar el riesgo de deflación. Finalmente las declaraciones de Draghi anunciando que se había discutido extensamente sobre el uso de un “Quantitative Easing” y que se había acordado, “de manera unánime”, usarlo en caso de que fuera necesario, fueron muy bien tomadas por el mercado,  que extendió las subidas de principio de mes.
En Estados Unidos  los datos macroeconómicos continuaron siendo buenos. La creación de empleo  (nóminas de marzo)  sorprendió  positivamente  y tanto el ISM manufacturero  como el no manufacturero, indicadores adelantados de la actividad económica,  siguen en niveles altos,   consistentes con el rebote de actividad en marzo.
Rompiendo la tendencia alcista de principio de mes  vimos,  a mediados del mismo,  fuertes  caídas  en EE.UU., Europa y Asia. Los sectores que lastraron estas caídas fueron principalmente los de tecnología, internet y biotecnología (los de mejor comportamiento en la fase de subida de los mercados). Así, destaca la corrección del Nasdaq, que firmó  su mayor caída semanal desde 2011.  El mercado se vio afectado por diversas noticias pero principalmente, por la tensión geopolítica en Ucrania, con amenazas de  Putin de cortar el suministro de combustible a Europa,  y en menor medida,  por unos peores datos macroeconómicos en China.

Sin embargo, en los últimos días del mes el mercado recuperó. Las noticias se centraron  en  la publicación de resultados de las compañías americanas que, en agregado,  han dado sorpresas positivas. Con el 44% de la capitalización del S&P publicado al cierre de este newsletter  los beneficios han crecido en media 5,6%. En Europa,  con algo más del 20% de los resultados/ventas trimestrales publicados,  el panorama no es tan claro, ya que las compañías europeas han tenido que sufrir el impacto negativo de la divisa. Aun así, los datos macro conocidos  parecen confirmar la recuperación, por lo que esperamos una mejora de los beneficios en próximos trimestres.

Terminamos hablando de actividad corporativa, que no por esperada, la liquidez  de las empresas se sitúa en máximos históricos, deja de ser positiva para el mercado. Así, en abril,   Novartis (empresa farmacéutica)  anunciaba un intercambio de activos con Glaxo y la venta de una de sus divisiones por 5.000 millones de euros, Pfizer negocia la compra de   Astra-Zeneca por 100.000 millones de dólares,  Slim anunciaba una opa sobre los minoritarios de Telekom Austria y, finalmente, General Electric y Siemens  confirmaban que están  interesados en adquirir la mayoría de los activos de  la francesa Alstom.  Esperamos ver grandes operaciones corporativas en 2014, que es un factor adicional que explica nuestra visión positiva en renta variable.