Estás en:

  1. Inicio
  2. Seguros de Coche
  3. Consejos Conducción
  4. Conducir con Nieve

Conducir con nieve

Estos consejos harán que viajes seguro con nieve:

  • Enciende las luces de cruce (y las de antiniebla cuando sea necesario).
  • A la hora de arrancar, si te patinan las ruedas, mete directamente la segunda marcha para incorporarte a la circulación.
  • Evita frenar bruscamente. La conducción en la nieve requiere una gestión pausada tanto del volante como de los pedales. Si quieres frenar, hazlo suavemente y con mucha antelación, para que las ruedas no se te bloqueen.
  • Conduce guardando la distancia de seguridad necesaria para que frenes el coche sin movimientos bruscos.
  • Ve con marchas largas de forma que las ruedas deslicen lo suficiente como para que se agarren convenientemente a la carretera.
  • En condiciones adversas, evita las prisas. No intentes adelantar porque si cambias de forma brusca la velocidad, el neumático podría perder agarre.
  • Las pastillas de freno pueden perder eficacia con la humedad así que comprueba de vez en cuando su correcto funcionamiento presionando el pedal del freno con un suave toque y siempre que las condiciones de la vía y la circulación lo permitan.
  • Utiliza las cadenas para la nieve. Son una ayuda importante a la hora de ir más seguros.
  • Si no puedes continuar la marcha, llama a los servicios de emergencia, indicando tu posición. Mantén la calefacción de tu vehículo (procura llevar el depósito lleno y el móvil cargado).
  • Ante una placa de hielo, no frenes. Si aceleras muy fuerte se pueden bloquear las ruedas traseras o deslizarse las delanteras. Mantén una velocidad constante hasta salir del hielo.